Continúa indagación por muerte de investigador del CTI

Crédito: SUMINISTRADA – EL NUEVO DÍA
Dentro de la investigación, están a la espera de los resultados de toxicología hechos al cuerpo de Néstor Orlando, pues una de las hipótesis planteadas, señala que lo habrían escopolaminado.
PUBLICIDAD

Luego del hallazgo del cuerpo del investigador del CTI, Néstor Orlando Carrillo Veloza, en la Variante de Ibagué y el anuncio de la Fiscalía de que un equipo integrado por sus profesionales más capacitados están detrás del caso, servidores del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) efectuaron la tarde del martes un allanamiento en la reconocida casa de lenocinio La Azafata, ubicada en la calle 19 entre carreras Segunda y Tercera. 

Sobre el caso, se conoció que Carrillo Veloza el viernes 5 de febrero departió con unos conocidos en el centro de la ciudad. Luego, hacia las 11 de la noche, abordó un taxi, el cual habría dejado al investigador en ese establecimiento.  

Los investigadores siguen verificando las cámaras de seguridad de la zona y realizando entrevistas de las personas con quien tuvo contacto Néstor Orlando la noche del viernes, cuando fue visto por última vez sin vida. 

 

El hallazgo

Hacia las 6 de la mañana del sábado 6 de febrero, las autoridades fueron alertadas que sobre el kilómetro 2 de La Variante, frente al barrio Uribe, estaba el cuerpo de un hombre en un canal, bocarriba, a un costado de un barranco en el carril bajando.

El cuerpo no tenía signos de violencia, ni raspones o golpes con los cuales se podría asociar el caso con un posible accidente de tránsito. Parecía como si lo hubieran dejado ahí tirado, señaló una persona que conoció el hallazgo. 

El investigador vestía un pantalón blanco que tenía los bolsillos volteados hacia afuera, camiseta blanca, una camisa verde de estampado de flores, zapatos y correa café. 

Luego de efectuar la inspección del cuerpo, los compañeros del occiso del CTI de la Fiscalía, encontraron que tenía un golpe contundente en la nuca, el cual había sido propinado con un objeto pesado. 

Además se conoció que el funcionario, cuando abordó el vehículo de servicio público, llevaba un bolso con dinero, que después no apareció junto al cuerpo.

 

Ya lo despidieron 

Las exequias de Carrillo Veloza, de 54 años de edad, las efectuaron el lunes en Los Olivos. El investigador era separado, dejó dos hijos, era contador público de profesión e investigador judicial del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), donde estuvo en diferentes seccionales. 

En la actualidad, estaba adscrito al Grupo de Delitos contra la Administración Pública, cuyas oficinas están en la calle 19 con carrera Quinta del barrio El Carmen de Ibagué. Además es recordado por sus compañeros como una excelente persona, muy trabajador, dedicado y llevaba varias investigaciones contra servidores públicos del Tolima. También se conoció que prestaba dinero a algunos comerciantes del Centro de Ibagué.

Redacción judicial

Comentarios