¿Los animales son sujetos de derechos?

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Esta es la pregunta que debe responder la Corte Constitucional luego de que en audiencia pública escuchó intervenciones sobre el caso del oso ‘Chucho’, ese al que le otorgaron un habeas corpus.

¿Los animales tienen derechos? El debate lo abrió ‘Chucho’, un oso de anteojos de al menos 70 años de edad que desde que nació a mediados de los años 90 en la reserva natural La Planada, en Nariño, ha vivido en cautiverio.

A sus cuatro años fue trasladado a la reserva Río Blanco en Manizales. Allí llegó con su hermana ‘Clarita’, para formar un programa de reproducción, pero esto no se registró por su condición de familiaridad. Sumado a ello, ‘Clarita’ falleció años más tarde por cáncer de útero.

Desde ese entonces, ‘Chucho’ entró en depresión, escapó varias veces del lugar donde estaba -sin causar daño a los humanos- por esto, en 2017 Corpocaldas, que hace parte la reserva, decidió donar al animal al zoológico de Barranquilla, en el cual estaría acompañado de una osa andina que había perdido a su pareja.

Han pasado un poco más de 18 años desde que ‘Chucho’ se enfrentó al cautiverio y pese a que no hubo malos tratos por parte de quien lo cuidaba, no tenía un veterinario adecuado que estuviera al tanto de su salud. Por esto y las adversidades que pasó, Luis Gómez Maldonado, reconocido penalista de Manizales interpuso una acción legal.

Gómez se convirtió en el abogado de ‘Chucho’ y solicitó a las autoridades judiciales que dieran el aval de un habeas corpus, ese que le concedería la libertad. Y como un acto sin precedentes en Colombia esto ocurrió por decisión de la Corte Suprema de Justicia.

Con ponencia del magistrado Luis Armando Tolosa, el recurso fue aceptado argumentando que no se trata de darles a los animales los mismos derechos que tienen los seres humanos, o de crear tribunales para resolver los asuntos de los animales, “sino de reconocerles los correspondientes, los justos y convenientes a su especie, rango o grupo”.

En ese entonces, 2017, el magistrado que fue respaldado por la Sala en pleno consideró que si bien se otorgan derechos, no se considera que los animales también tengan deberes; señaló que son los humanos quienes deben velar por esos derechos; y afirmó claramente que no se trata de afectar los desarrollos agroindustriales, los avances médicos y sin desatender la solución de las necesidades alimentarias de los seres humanos.

Pese a tal determinación la dicha de ‘Chucho’ duró poco, una acción de tutela presentada por la Fundación Botánica de Barranquilla contra la decisión de la Corte tumbó lo que habían logrado. Por eso, hoy en día ‘Chucho’, quien es el ‘Presidente’ del zoológico, junto con su abogado solicitan a los altos tribunales que se le otorgue su libertad.

“El nuevo plan de desarrollo dice que debe haber una política pública para la protección de los animales domésticos y silvestres. ‘Chucho’ es presidente del zoológico, pero mi ‘cliente’ solicita que se le releve de esa responsabilidad y le devuelvan su libertad”, argumentó el abogado.

Desde la otra orilla, Carlos Andrés Puccini, quien hace parte de la Fundación Botánica de Barranquilla, entidad que entuteló la decisión que beneficiaba a ‘Chucho’ aseguró que el deber de la corporación no es otra que velar por la protección animal, además de garantizar la protección del oso de anteojos.

Resaltó que el habeas corpus está dado para las personas frente al abuso estatal y que no debe ser considerado como un recurso para un animal, como en su momento lo manifestó el alto tribunal.

 

Los argumentos jurídicos del caso

 Para Juan Carlos Losada, representante a la Cámara, la puja que existe alrededor de ‘Chucho’ no tiene que ser objeto de discusión dado que “no se trata de equiparar al ser humano con los animales. Se trata de reconocer que los animales tienen derecho a vivir de acuerdo a sus necesidades, sin maltratos, sin condiciones de miedo y estrés”.

Señaló, además, que tienen derecho a tener, al menos, una muerte indolora. A no sufrir de abandono, a acceder a auxilio veterinario y a no ser usados para entretenimiento humano.”

Para Losada no solo ‘Chucho’ sino todos los animales deben tener condiciones loables. “El planeta no nos pertenece, solo hacemos parte de él, debemos preservar y garantizar la vida de los animales que nos rodea”.

Sobre el recurso legal que concertó al debate señaló que “no podemos pedirle a un animal que radique un habeas corpus o una acción de tutela pero podemos reconocer como manifestación de la dignidad humana que razona y entiende que se utilice las instituciones jurídicas acciones para proteger a los animales”.

Por esto, el delegado del Congreso consideró que el alto tribunal tiene una oportunidad histórica ya que los animales podrían ostentar derechos. “El oso ‘Chucho’ refleja la condición de muchos animales. Muchos animales reflejan abandono y crueldad del ser humano”.

Para Andrea Padilla Villarraga, vocera en Colombia de Anima Naturalis, reconocerles derechos a los animales no implica necesariamente asignarles deberes. “Los animales son pacientes morales, no agentes morales. Esto no les resta valor”

Señaló además que “los jueces han cuestionado la exclusividad de la titularidad de derechos en cabeza de los seres humanos, pero los rasgos que justifican la titularidad de los humanos son compartidos con animales.

Por último, señaló que hay un déficit normativo en las posibilidades que ofrecen las leyes de protección animal.

Al culminar la audiencia que se llevó a cabo en el Palacio de Justicia, la Corte aseguró que recibirá uno a uno los señalamientos de las partes para emitir jurisprudencia que seguramente hará historia. 

 

Lo que dicen los expertos de la especie

 Adriana Reyes, reconocida bióloga, señaló que actualmente en Colombia hay entre 9.000 y 13.000 osos que están siendo amenazados por la caza, la minería y el turismo mal usado. Advirtió que el hábitat ideal es el bosque y que para reproducir una camada de un solo oso la población crece muy lento. Consideró que en el caso de ‘Chucho’ es poco lo que le queda de tiempo de vida debido a las condiciones en los cuales ha vivido. “Contaba con un área de encierro con celdas de alojamiento, aislamiento construidas en concreto y con rejas y puertas metálicas de media pulgada para manejo”.

Pese a tal situación, ‘Chucho’ permanece en buen estado de salud, así lo confirmó un informe que reveló el Ministro de Ambiente, Ricardo José Lozano, quien entregó el documento a la Corte en el que consideró que el animal debe estar en semicautiverio dado que se está promulgando la protección de los animales como lo ordena la ley.

“La política busca el bienestar del animal y analizar el origen del mismo. Él nació en cautiverio y permanece allí por no tener capacidades para estar en un lugar silvestre. Lo ideal es revisar las condiciones del habitad y sus habilidades”, señaló el delegado del Gobierno.

Por su parte, Julia Miranda Londoño, directora Nacional de Parques Naturales, resaltó que en el país hay cinco corredores de conservación de osos. Señaló que la conservación de esta especie contribuye con “la conservación de la biodiversidad del país porque ampara a las demás especies que están en estas áreas”.

En acopio a la protección de esta especie se unió Oswaldo Jiménez Díaz, director de Corpoguavio, quien aseguró que en muchas ocasiones es mejor tener a estos animales en semicautiverio dado que la comunidad no suele convivir con esta especie, puso como ejemplo, el asesinato de dos osos ocurridos años en Junín y Fomeque.

Según expuso el experto, fueron los campesinos quienes los asesinaron porque aseguraban que eran un peligro para ellos y su ganado. Por eso mantenerlos en espacios adecuados para ellos garantiza que la especie perdure.

“’Chucho’ no puede ser liberado. ‘Chucho’ ha generado información científica para la conservación de la especie. El zoológico de Barranquilla tiene espacios para recibirlo por eso está allí, tiene garantizada atención médico óptima”, señaló. 

BOGOTÁ, COLPRENSA

Comentarios