En el Congreso, más voces de apoyo a los acuerdos que rechazo a su cumplimiento

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Los presidentes del Congreso piden que se castigue con severidad a los disidentes que retoman las armas y piden al Gobierno seguir con la implementación. Diversas voces en las bancadas de los partidos.

La noticia de que un sector de los disidentes de las Farc en cabeza de Iván Márquez vuelve a las armas, llevó a que en el Congreso de la República sean más los sectores que invitan al Gobierno a seguir con la implementación de los acuerdos de paz que aquellos que plantearon reformar lo pactado.

El presidente del Senado, el liberal Lidio García Turbay, manifestó que “a los señores de la guerra, que el estado los reduzca. A quienes creemos y queremos la paz que nos permitan seguir trabajando en su construcción”. Frente a los acuerdos, sostuvo que “las negociaciones de La Habana, en la que participó no un gobierno sino el Estado, sembraron la semilla de una nueva nación que sigue incólume a pesar del anuncio de las últimas horas”.

Invitó a los militantes que no están con los disidentes a que sigan en la vida civil, “a ellos les pedimos que no acojan los gritos de guerra y, por el contrario desplegamos la vocación de reconciliación y perdón que son inherentes a nuestra condición humana. Es hora de volver a los acuerdos y no de darles la espalda”.

A su turno el presidente de la Cámara, Carlos Cuenca, sostuvo: “seguiré apoyando la paz, a la Fuerza Pública respaldo, y le pedimos eficacia y contundencia, y por favor, al poder judicial que nos ayude con lo que tengan que decidir sea rápidamente”.

Cuenca además sostuvo: “a los reinsertados solidaridad y respaldo, que sigan creyendo en los buenos resultados. Confiemos en que esta mínima disidencia no tendrá ningún futuro, confiemos en la Fuerza Pública”.

Una voz más que confío en seguir por el camino de la paz la dio el senador del Polo Democrático Iván Cepeda quien planteó que “el anuncio de que retoma las armas un grupo de integrantes de las Farc no significa el fracaso del proceso ni la anulación de sus históricos logros. Por el contrario, esta nueva situación nos llama a perseverar con mayor decisión en la construcción de la paz total y definitiva”.

Desde las Farc, el representante a la Cámara, Luis Alberto Urbano, indicó que “los Marquetalianos nos enseñaron a tomar decisiones y cumplir la palabra. El compromiso es la paz, pese a incumplimientos, maniobras y detractores de lado y lado, persistimos con convicción”.

El senador Roy Barreras, quien fue uno de los negociadores en la última etapa del proceso, señaló respecto de los miembros de disidencia que espera armarse que “son un puñado de traidores de la paz. Son idiotas útiles de una extrema derecha, que por supuesto levantarán ahora las banderas de la guerra... Hoy más que nunca debemos permanecer activos en la defensa de La Paz lograda, la paz posible, y de la paz completa”.

Desde las filas del uribismo, el representante a la Cámara, Edward Rodríguez, sostuvo que “el tiempo nos dio la razón. El tal proceso de paz no existe, acá lo que hubo fue un daño enorme a las instituciones democráticas y a la constitución de 1991 al generar impunidad total a las Farc. Debemos aprender que la justicias, verdad y reparación real son el verdadero camino a la no repetición como lo hemos venido diciendo. Y debemos unirnos como colombianos para combatir a estos bandidos que tanto daño nos han hecho”.

BOGOTÁ, COLPRENSA

Comentarios