‘Los textileros vamos a marchar por la burla del Gobierno’, Julio César Mendoza

Julio César Mendoza, director de la Corporación de Moda del Tolima, dijo que de no implementarse una política arancelaria justa para las prendas de vestir, el sector textil-confección perderá 14.000 empleos en la región. Por esto, marcharán el 25 de marzo.
PUBLICIDAD

¿Cuál es reclamo que levantarán en la calles al Gobierno del presidente Iván Duque?

A la opinión pública y a la comunidad en general le vamos a manifestar nuestra indignación por la forma cómo el presidente Duque y el ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, han manejado la política arancelaria frente al sector textil-confección. Todos conocen la gran avalancha de productos que entran al país provenientes de Asia y África, pero el Gobierno no ha sido capaz de asumir una posición de equilibrio comercial frente a esas importaciones que permita salvar el empleo del país. Al presidente se le olvidó lo que dijo en campaña, cuando estuvo de fábrica en fábrica pidiendo votos con la promesa que iba a protegerles el empleo. No cumplió. Ahora nos vemos abocados a salir a la movilización pacífica.

El Gobierno presentó un borrador de decreto con unos aranceles. ¿Por qué dicen que no tendrán impacto?

En ese borrador intentan pasar de un 15% a un 18% en promedio los aranceles en la franja que más se importa: la de 10 dólares en adelante por kilo. Por el contrario, en la franja que no se importa ni el 1% de lo que entra al país proveniente de esos países, que es la 1 a 10 dólares, el Gobierno dice que incrementan el arancel de 37.9% al 40%. Eso es una burla. Una falacia.

Pedimos al Gobierno que implemente por decreto los artículos arancelarios que, por una iniciativa grande de congresistas como Miguel Barreto, Luis Fernando Velasco, Jorge Robledo y muchas más, fueron incluidos en el Plan Nacional de Desarrollo, pero que tumbó la Corte. En reuniones con el Ministerio, hemos cedido en nuestras pretensiones y les dijimos que si no se establecía el arancel tope permitido, conciliáramos una escala menor, pero solo quieren imponer lo suyo.

Gremios como Fenalco y Analdex señalan que esos artículos arancelarios resultaron lesivos. ¿Qué dicen al respecto?

Esos artículos le daban un equilibrio justo al mercado de las prendas de vestir. No entiendo cómo el presidente de Fenalco, el doctor (Jaime Alberto) Cabal, sale a decir que los artículos iban a elevar el costo del vestuario en Colombia, si es que durante los meses que estuvieron vigentes ningún colombiano pagó más por las prendas. Es una mentira de un irresponsable líder gremial que el ministro secunda. Lo que sí dejó la aplicación de los aranceles en ese periodo fue un repunte importante en la producción nacional de prendas de vestir y buenas expectativas para crecer. En contraste, antes de esos artículos, perdimos en el Tolima más de 1.500 empleos y se cerraron muchos talleres.

Precisamente, a nivel regional, ¿cuál es el impacto que tendría el sector de ratificarse la propuesta del Gobierno?

Somos 1.600.000 empleos en Colombia que están a punto de desaparecer y cerca de 70.000 unidades productivas en todo el país. En el Tolima son 14.000 empleos generados, de los cuales el 90% son madres cabezas de familia que benefician a más de 50.000 personas que dependen de este sector. Por lo tanto, es muy importante para la economía de ciudades como Ibagué. Vamos a salir a la calle a decirle al Gobierno que nos está destruyendo, que está acabando con el empleo y atentando contra la población que vive de este sector. Tenemos que retomar el diálogo que ha sido infructuoso, para hacerle entender la magnitud del desastre que se avecina si siguen empecinados en esa política.

¿Cuál es el principal argumento del Gobierno para no atender las peticiones?

Los países miembros de la Organización Mundial de Comercio tienen la facultad de establecer aranceles en prendas de vestir de hasta el 40% como tope, pero el Gobierno colombiano no lo quiere hacer sencillamente porque está privilegiando los intereses de 15 o 20 importadores de grandes cadenas y superficies que están representados por Fenalco, Analdex y la Andi, que son los gremios a los que no les importa el empleo nacional. Están indiferentes y quieren acabar con la industria.

Quedamos en manos del Ministro de Comercio, pero resulta que él es totalmente adverso a nosotros y prefiere cuidarle el bolsillo a los importadores. La Cámara se ha reunido más de 15 veces con el Ministerio, tocando este tema. Necesitamos que siente cabeza y que Iván Duque cumpla con su promesa de campaña. Y es que tampoco va a haber problemas con el comercio mundial, porque esos aranceles están dentro de los topes permitidos por la OMC.

¿La movilización del gremio se sumará a la que convocó el Comité Nacional de Paro?

Tenemos que analizar si hacemos una movilización independiente como sector o simplemente nos unimos a una manifestación multisectorial o global. Estamos en ese análisis y no lo hemos definido todavía. Es un motivo de debate entre las bases y cuándo lo tengamos definido les contaremos cómo va a ser la forma de movilización.

EL NUEVO DÍA

Comentarios