Influenciadores del Tolima también fueron perfilados por el Gobierno

Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍA
En el listado de 468 influenciadores de Twitter que fueron clasificados por la Presidencia de la República aparecen varias personas nacidas o vinculadas al Tolima, afines y opositoras al Gobierno, que desarrollan actividades en el departamento y así lo reflejan en las discusiones virtuales en las que participan a través de esa red social.
PUBLICIDAD

En este monitoreo, revelado por la Fundación para la Libertad de Prensa, como parte del seguimiento a los millonarios gastos en publicidad oficial del presidente Iván Duque, estaban clasificados políticos, periodistas, dirigentes gremiales, medios de comunicación y líderes de opinión de acuerdo con su posición frente al Gobierno nacional.

Los senadores Jorge Enrique Robledo y Paloma Valencia, el periodista Juan Carlos Giraldo, el presidente de Analdex, Javier Díaz Molina, y el exzar anticorrupción de Ibagué Augusto Ocampo son algunas de las personas vinculadas al Tolima que, en un primer vistazo, figuran en la base de datos elaborada por Du Brands, agencia de publicidad contratada por la Consejería de Comunicaciones de la Presidencia.

Dentro de este grupo fueron clasificados como negativos Robledo, Giraldo y Ocampo, mientras que en positivos están Díaz y Valencia. Sin embargo, indistintamente de su etiqueta, todos, salvo la senadora del Centro Democrático, expresaron su rechazo a esta práctica e incluso se anunciaron acciones legales.

El exzar Ocampo, a través de Twitter, publicó las denuncias penales que interpondrá ante la Comisión de Acusaciones de la Cámara y la Fiscalía General de la Nación en contra del primer mandatario por los presuntos delitos de abuso de autoridad por acto arbitrario e injusto, contrato sin cumplimiento de requisitos legales y violación de datos personales. El abogado invitó a las personas que se consideren víctimas a que impriman y firmen un formato para que coadyuven esta acción.

La revelación de la Flip

De acuerdo con la Fundación, el principal interés del Presidente fue posicionar su imagen en redes sociales. Sobre la clasificación de influenciadores, la publicación de la Flip indica que el objetivo del Gobierno con esta iniciativa era el de “aumentar el porcentaje de personas positivas y en especial cambiar la perspectiva de aquellos que influyen desde sus redes sociales negativamente, ya que son estos los que hacen que la mala imagen del gobierno sea cada día más alta”.

Así mismo, en los informes de ejecución del contrato se lee que se trató de “adquirir, depurar, verificar y actualizar listas de influenciadores digitales con el propósito de interactuar con estos usuarios para transmitir según los lineamientos de comunicación de la Consejería Presidencial”. También se lee que “se trabajó con influenciadores para concertar reuniones que concreten la manera en que se van a comunicar todo tipo de mensajes”.

Según la Presidencia esto se hizo con el fin de fortalecer la estrategia comunicacional de la entidad. Del mismo modo, le aseguraron a la Flip que las reuniones nunca tuvieron lugar, que las clasificaciones se hicieron con cuentas de Twitter y que la información recaudada era pública. Sin embargo, la organización señala que no está del todo claro qué manejo se le dio a este tipo de información o qué tipo de estrategias nacieron de esta iniciativa.

EL NUEVO DÍA

Comentarios