21S: en Ibagué volvieron a las calles a protestar

Crédito: Hélmer Parra – Juan Montoya / EL NUEVO DÍADos manifestaciones, una caravana y una marcha, se llevaron a cabo en Ibagué.
De forma pacífica, se desarrollaron las manifestaciones convocadas por el Comité Departamental de Paro para exigir respeto por la vida y reclamar el cumplimiento del pliego de emergencia que incluye puntos como la renta básica.
PUBLICIDAD

Cuando faltan apenas dos meses para que se cumpla un año del 21N, aquella fecha que marcó el inicio de una convulsionada serie de protestas en contra de políticas económicas y sociales del presidente Iván Duque, en Ibagué cientos de personas regresaron a las calles para exigir, como el año pasado, respeto por la vida y compromiso con la paz.

La pandemia apagó el proceso de movilización que venía de 2019, pero el inconformismo con varias de las medidas del Gobierno no solo se mantuvieron sino que crecieron. Con la muerte de Javier Ordóñez a manos de dos policías en Bogotá y el descontento social latente, fue cuestión de tiempo para que las movilizaciones volvieran.

Ayer, en el denominado 21S, las organizaciones sociales, sindicales y estudiantiles con presencia en Ibagué y el Tolima se reencontraron en la vía pública para rechazar el abuso policial, exigir la derogatoria del decreto 1174 y reclamar protección para los líderes sociales, defensores de derechos humanos y comunidades en general.

,

Junto a esas exigencias, hay otro conjunto de puntos: la implementación de la renta básica para millones de personas que viven en precariedad económica y la matrícula cero en las universidades, el cumplimiento integral de los Acuerdos de Paz, fortalecimiento de la educación en todos sus niveles, la defensa del medio ambiente, el apoyo a pequeños y medianos empresarios y garantías de salud digna.

En la capital del Tolima, el Comité Departamental de Paro convocó dos manifestaciones: una caravana desde la Casa del Maestro y una marcha desde el sur de la ciudad. Ambas se encontraron, sobre el mediodía, en el parque Andrés López de Galarza y desde ahí, agrupados en una única movilización, avanzaron hasta el parque Manuel Murillo Toro.

La jornada se desarrolló sin contratiempos y en completa normalidad. De hecho, los promotores de las manifestaciones remarcaron desde un primer momento que la protesta iba a ser pacífica y pidieron garantías institucionales para que así fuera. Aunque algunos comerciantes de la carrera Tercera no disimularon su prevención con los marchantes, la marcha se cumplió de principio a fin sin algún enfrentamiento.

La movilización también dejó su rastro. No solo fue que los manifestantes llamaron la atención de los ciudadanos con pitos y arengas, invitándolos a que se sumen a la protesta, sino que en diferentes puntos del recorrido se pintó en las calles una frase que no es nueva: ‘Nos están matando’, lema que resume el saldo trágico de asesinatos que ha dejado la escalada de nuevas violencias en el país.

“Hoy rechazamos la brutalidad de la Policía, las masacres que se han presentado, como aquella que ocurrió en Bogotá que fue perpetrada por la Fuerza Pública. Exigimos justicia y que el Gobierno haga algo para garantizar el derecho a la vida y la paz”, dijo Jhonatan Varón, directivo de la Central Unitaria de Trabajadores en el Tolima.

Una vez en el Murillo Toro, el escenario habitual de protesta en la ciudad, los voceros de las distintas organizaciones hicieron intervenciones desde una banca al frente del edificio de la Gobernación mientras que algunos de los manifestantes llevaron a cabo expresiones culturales como cánticos y puestas en escena.

“Estamos en contra de un Gobierno que no ha sabido cumplirle a la ciudadanía, que está reprimiendo nuestros derechos fundamentales, que no está asumiendo responsabilidades cuando la Fuerza Pública abusa y masacra a las personas. Vamos a seguir protestando y saliendo a las calles pacíficamente para que el Gobierno se conecte con la realidad y las problemáticas de las personas”, indicó Andrés Zambrano, uno de los marchantes.

 

En el Tolima

,

Además de Ibagué, en otros tres municipios del departamento se desarrollaron manifestaciones: Cajamarca, Melgar y Espinal. Según declaraciones de Alexánder Tovar, secretario del Interior, en el Tolima se dio un parte de tranquilidad y normalidad en el desarrollo de las marchas y de las protestas.

De acuerdo con el funcionario, en Cajamarca se llevó a cabo un plantón en el parque principal, mientras en Espinal y Melgar los manifestantes se tomaron algunas calles.

“Junto a la Policía Metropolitana y Detol, podemos decirle a los tolimenses que las protestas y marchas que se realizaron transcurrieron de manera pacífica, de manera tranquila, garantizando siempre el derecho de los manifestantes a la protesta y protegiendo a los ciudadanos que se abstuvieron de marchar”, expresó Tovar.

 

Frase:

El Comité Departamental de Paro se reunirá el próximo jueves para decidir cuál será el siguiente paso en el proceso de movilización, que busca reagrupar organizaciones. 

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios