Docentes provisionales del sur del Tolima marcharán en Bogotá por sus derechos

Crédito: EFE /EL NUEVO DÍA Los docentes provisionales aseguraron que no es previsible la renuncia de sus reemplazos al poco tiempo de ser nombrados.
Junto a maestros de otras regiones del país que también sufrieron el conflicto armado, exigirán al Ministerio de Educación que no los retire de sus cargos. Denuncian presuntas irregularidades en la selección de sus reemplazos.
PUBLICIDAD

Por lo menos 110 docentes provisionales de Ataco, Chaparral, Planadas y Rioblanco marcharán hoy en Bogotá, junto a otros educadores del país, para exigirle al Gobierno nacional que los mantenga en sus puestos de trabajo, ya que la mayoría no logró superar un concurso de méritos que buscaba proveer definitivamente los cargos en colegios públicos.

En concreto, son casi 500 docentes provisionales del sur del Tolima que vienen denunciando desde hace varios meses que hubo irregularidades en el proceso, citado por el Ministerio de Educación a través del decreto ley 882 del 26 de mayo de 2017 y realizado por la Comisión Nacional del Servicio Civil (Cnsc), para seleccionar a los profesores de las zonas más afectadas por el conflicto armado.

Entre otras cosas, sostienen que los resultados de las pruebas se filtraron antes de su aplicación y buena parte de los concursantes de otros departamentos presentaron certificados de arraigo falsos para acreditar que supuestamente tenían un vínculo con los territorios, como lo exigía el proceso de evaluación.

“Con todo esto va a venir mucho maestro foráneo, va a comprar nuestras plazas de trabajo. Se presume que compraron el arraigo, porque no son de la región. Por ejemplo, si una persona es de Cartagena y ha vivido siempre allá, cómo demostraron un arraigo territorial. Al Ministerio le hemos solicitado con derechos de petición que revise la documentación, pero no han hecho nada”, afirmó Judith Rodríguez, docente provisional de Planadas.

Según dijo, el Gobierno nacional está desconociendo otro de los requisitos del proceso: la experiencia comunitaria. Rodríguez afirmó que ellos, por cerca de dos décadas, aún en las épocas más duras del conflicto, cumplieron su labor como educadores y contribuyeron a la construcción de tejido social con las comunidades. 

“Nosotros hemos estado 17 o 20 años. Así haya habido enfrentamientos en la noche, al otro día teníamos que ir normal. Pese a eso, el Estado no nos reconoce como maestros que prestamos un servicio a la comunidad, que hicimos arraigo, hicimos tejido social con toda la comunidad educativa, que nos está apoyando las comunidades, así como los concejales de los municipios. No es justo que el Gobierno nos saque de esta manera”, afirmó.

Por estas razones, 1.000 docentes provisionales del país marcharán a partir de las 8 de la mañana desde el Palacio de los Deportes (donde fueron ubicados por la Alcaldía de Bogotá para que pasaran la noche), hasta la plaza de Bolívar. Luego se dirigirán a la sede del Ministerio de Educación, donde realizarán un plantón. 

“No nos vamos a ir hasta que no nos atiendan y escuchen nuestra problemática. Queremos que todo el país se dé cuenta de que todo este concurso de posconflicto no tuvo nada de transparente y vulneró los derechos de los maestros provisionales que estuvieron en los momentos de conflicto. Cuando el Estado no hizo presencia, el maestro sí y las comunidades confían en nosotros”, expresó Rodríguez.

"Nos da tristeza el abandono del Estado antes y después del conflicto. Si la violencia no nos sacó de los territorios, la masacre laboral sí. Nos tocará dejar los sitios, vender las cosas y cambiar a nuestros hijos de las regiones."

JUDITH RODRÍGUEZ. docente provisional de Planadas.

 

El Nuevo Día

Comentarios