Los intentos del Gobierno para dialogar con el Eln

Crédito: ALEXANDRE MENEGHINI (REUTERS)/El Nuevo Día Una Comisión del Gobierno Nacional viajó a La Habana, Cuba, con el fin de retomar las negociaciones de paz con el Eln.
Ya en campaña, el presidente Gustavo Petro había mostrado su intención de retomar los diálogos con el Eln y, en varias oportunidades, el líder del grupo guerrillero también mostró su disposición.
PUBLICIDAD

Durante cuatro años, una vez llegó al poder el hoy expresidente Iván Duque, los diálogos de paz con el  Ejército de Liberación Nacional, Eln, iniciados por el expresidente Juan Manuel Santos, quedaron suspendidos.  

Varios fueron los factores que pesaron para que no se diera continuidad a la negociación, pese a que en Cuba ya se habían realizado avances.

Sin embargo, el detonante para la suspensión de los diálogos ocurrió a pocos meses de la llegada de Duque al poder: el carro bomba, en enero de 2019, en la Escuela de Cadetes de la Policía Nacional en Bogotá.

A partir de ese hecho, el expresidente Duque puso varias condiciones antes de continuar con las mesas de negociación, pero a lo largo de cuatro años no hubo ningún tipo de acercamiento y, por el contrario, se registraron actos terroristas en varias regiones del país e incluso una de ellas en contra del propio expresidente. 

Por el contrario, desde el comienzo de su campaña, el hoy presidente, Gustavo Petro, dio indicios de querer retomar las negociaciones, no solo con el Eln, también con otros grupos armados al margen de la ley.

Ya en la primera semana de su gobierno, una comisión se desplazó a Cuba, donde aún están los integrantes de la mesa de negociación del Eln.

Y ayer el alto comisionado para la Paz, Iván Danilo Rueda, dijo “ambas partes coincidimos en la necesidad de iniciar el proceso de diálogo” para demostrar la “voluntad real” del Gobierno y el Eln para buscar la “paz total”, “estable, duradera y sostenible”.

Nueva esperanza 

 

Víctor De Currea Lugo, internacionalista y experto en conflictos, dijo que la esperanza de que esta nueva mesa funcione depende de muchas cosas, pero el primer paso está dado: es la ratificación del Eln de querer negociar y haber mantenido durante cuatro años la mesa de negociación en La Habana a la espera de una respuesta por parte del gobierno (que no se dio durante Duque).  

Además, De Currea Lugo señala que es valiosa la clara apuesta por la paz total que ha planteado el presidente Petro, así como otro hecho esperanzador fue el envío de una delegación del más alto nivel a Cuba. 

De acuerdo con De Currea Lugo, se tienen que hacer algunas discusiones de orden metodológico, como si se mantendrá la mesa en La Habana, si vendría a Colombia, o si habría un tercer país, teniendo en cuenta que Chile ha ofrecido su territorio para facilitar la construcción de paz. 

Además, habría que precisar respuestas a las discusiones sobre los diálogos regionales vinculantes. 

También, dice el experto, hay temas procedimentales que tienen que resolverse, pero existe una voluntad clara por parte del gobierno. Es fundamental, dice, que no se cometan errores como creer que se puede aplicar la misma metodología de negociación que se usó con las Farc, o que es una paz que se va a resolver en dos días ya que el Eln tiene la cercanía programática con Petro y que no se tuvo con Duque. 

“Hay que respetar los términos y las dinámicas internas del proceso”, precisa De Currea Lugo. 

Dato

 

Minutos después de que el gobierno de Gustavo Petro reconociera la comitiva del Eln en Cuba para iniciar los diálogos de paz, el grupo al margen de la ley liberó a nueve secuestrados de Arauca.

 

NELLY VECINO PICO

Comentarios