00000

Delincuentes ingresan a una finca, descuartizan 8 vacas y roban toda la carne: amarraron a los empleados

Crédito: API/EL NUEVO DÍA
Al parecer, los sujetos duraron por lo menos 9 horas descuartizando las reses para llevarse la carne en un camión.

PUBLICIDAD

Las informaciones indican que por lo menos 19 hombres llegaron pidiendo ayuda a una finca fingiendo que se les había varado el carro para intimidar a los cuidadores, a los que amordazaron para luego matar 8 reses y sus crías y llevarse la carne después de nueve horas de labores.

El hecho se registró entre las 6:00 de la tarde del sábado 12 y las 3:00 de la madrugada de este domingo 13 de noviembre en la finca El Socorro, ubicada en predios del municipio de Galapa, Atlántico.

Los que estaban cuidando la finca manifestaron a los propietarios y a las autoridades, que a eso de las 6:00 de la tarde enfrente de los predios de la finca se detuvo un camión, del que bajaron tres hombres e ingresaron al lugar. Dijeron que estaban varados y solicitaron ayuda, pero los residentes en la finca les dijeron que no tenían cómo ayudarlos.

De un momento a otro los tipos los intimidaron con armas de fuego y sometieron a los dos hombres que estaban al cuidado de la finca, así como a la esposa de uno de los hombres. Mientras unos los mantenían vigilados los otros procedieron a matar a las reses y a alguna de sus crías.

Los denunciantes dijeron a la Fiscalía que los tipos llegaron a eso de las 6:00 de la tarde del sábado. Y duraron hasta promediar las 3:00 de la mañana de este domingo. Tiempo durante el cual lograron matar 8 reses a las que descuartizaron para coger la mejor carne. También mataron algunas crías de estas vacas, incluso, no se llevaron la carne y las dejaron tiradas en los corrales.

También se habría llevado otras aves de corral que estaban en la finca. Se calcula que las pérdidas económicas ascenderían a unos 45 millones de pesos.

Las autoridades indicaron, que, tras la denuncia, se inició la investigación para dar con el paradero de esta banda de cuatreros, que vienen azotando la zona rural del Departamento del Atlántico.

COLPRENSA/EL NUEVO DÍA

Comentarios