Una Liga que nada contra la corriente

Los nadadores ‘Pijaos’ simulan los entrenamientos de piscina en sus casas, usando sillas y elementos pesados.
Crédito: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
La natación del Tolima viene sufriendo ‘bajas’ desde los Juegos Nacionales de 2015 por falta de escenarios, y ahora intenta sobrevivir al Covid-19.
PUBLICIDAD

Desde los peores Juegos Nacionales de la historia, los celebrados en 2015 en Tolima y Chocó, donde reinó la corrupción en el marco de la construcción y remodelación de los escenarios que albergarían dichas justas, la Liga Departamental de Natación ha luchado para tratar de no hundirse.

Con la edificación del Estadio de Atletismo y el Patinódromo en el Parque Deportivo, dicha disciplina se ilusionó con un resurgimiento. Sin embargo, el Covid-19 ha generado un nuevo golpe para el sostenimiento de los clubes de la entidad en mención. El panorama no es alentador, pero entrenadores y directivos siguen nadando contra la corriente para seguir a flote con sus deportistas.

“A nosotros no nos ha tocado nada fácil. Primero la corrupción nos alejó de las piscinas, y ahora una pandemia no nos permite prepararnos por lo menos en los escenarios con los que contamos, mientras terminan los pendientes”, sostuvo el entrenador de la Selección Tolima, Argemiro González.

Por lo tanto, contó que “en la Liga se ha creado un plan de mantenimiento físico. No es lo recomendable para un deportista de alto rendimiento, pero aquí la idea es no perder lo que los atletas ganan con tanta dedicación y sacrificio.

Diariamente enviamos el trabajo a los chicos, para que lo ejecuten en sus casas. Un día el enfoque es el acondicionamiento, en otro el énfasis es la fuerza, y así vamos modificando las rutinas y sus respectivas cargas”.

El popular ‘Archi’ aseguró que “la lucha principal es contra el aumento de peso, ya que en los nadadores el gasto calórico es muy alto. Y esto se genera por la ansiedad. Influye mucho el aspecto sicológico por el encierro, por eso nosotros brindamos un respaldo en ese aspecto para que los chicos tengan ocupada su mente y cuerpo.

Pasar de entrenamientos tan exigentes, a estar en una sala o un cuarto, todos los días, es un golpe difícil de asimilar, pero la Liga le viene realizando un acompañamiento a los nadadores, para estar activos y no desistir”.

En este proceso, el estratega recalcó que “Indeportes nos viene acompañando con los sicólogos, y las charlas motivacionales de los entrenadores son muy importantes para evitar la deserción. No es fácil, pero nos esforzamos por mantener a los nadadores con sus ilusiones y sueños intactos, invitándolos a seguir entregándolo todo, sin perder la esperanza de tener pronto las piscinas que todos anhelamos para buscar ser los mejores del País”.

gg

Una larga crisis

González contó que “nosotros acumulamos cinco años sin poder realizar entrenamientos adecuados. Pero aún así, hemos logrado conseguir figuraciones importantes. Eso sí, lo ideal es contar con todas las garantías para que nuestros atletas estén a la altura de las grandes competencias”.

El ‘Profe’ manifestó que “en calidad creo que no ha sido mucha la disminución, pero en cantidad sí. En su momento, por allá en el 2014, cuando fue cerrada la Unidad Deportiva para los supuestos arreglos, nada más el Club Tiburones tenía cerca de 150 nadadores, y en general estaban registrados unos 400 a 500. Hoy en día, si hablamos de toda la Liga, la cifra no supera los 200 deportistas.

Muchos niños y jóvenes se retiraron, optaron por cambiar de disciplina o simplemente dejaron de nadar, porque no tenemos escenarios. Eso ha sido un duro golpe para los clubes, pues viven de las mensualidades de los deportistas. La crisis económica para nosotros viene de tiempo atrás, y ahora se sumó esta pandemia”.

Finalmente, refirió que “teníamos la ilusión de reactivarnos cuando culminaron los Juegos Nacionales de 2015, pero todo fue un sueño, porque nos cerraron las Piscinas Olímpicas. Luego hubo la intención en la Administración Municipal anterior de arreglarlas, pero los contratistas incumplieron. Eso sí, aún no perdemos la fe de tener pronto nuestros sitios de entrenamiento, para volver a tener la misma fuerza de años anteriores”.

fg

 

RONAL RENGIFO ÁLVAREZ

Comentarios