emergencia

 

Arqueros tolimenses con la mirada fija en sus objetivos

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍADetrás de la cancha de fútbol del Parque Deportivo, por la ciclorruta frente a la doble calzada hacia el aeropuerto, entrena el club.
Contenido Exclusivo
En el invitacional zonal de tiro con arco que se cumplió en Manizales, el club Black Arrow Archery logró importantes resultados en tres categorías.
PUBLICIDAD

En Ibagué renace el deporte Tiro con Arco, el cual luego de la pandemia y la participación de Valentina Acosta en los Juegos Olímpicos, ha ganado adeptos, en especial en los niños, quienes se animan a practicar esta disciplina.

Aunque en el Tolima no existe una liga, debido a que se necesitan por lo menos dos clubes y apenas se han constituido dos, el nivel es prometedor, pues el fin de semana anterior el club Black Arrow Archery fue invitado a un torneo en Manizales, de donde trajo varias medallas.

En diálogo con el presidente del club Black Arrow, Daniel Barbosa Monroy, contó acerca de cómo avanza este deporte en la capital tolimense, las expectativas que hay entre los niños, las próximas competencias y el sueño de tener pronto una Liga para representar al Departamento en nacionales.

Cuenta Daniel Barbosa, que llegó a este deporte en 2017 cuando todavía existía la Liga y alcanzó a competir en nacionales, pero para su infortunio y el de otros atletas, quienes en ese entonces practicaban en el estadio Manuel Murillo Toro, la Liga cerró en 2019, antes de los Juegos Nacionales.

El cierre se debió a que no existía el número necesario de clubes para conformar una Liga, y en ese entonces eran por lo menos 10 jóvenes con ganas de dejar en alto el nombre del Tolima, pero ese sueño quedó paralizado.

No obstante, el entrenador tenía otra meta, no dejar morir el tiro con arco y decidió entrenar a jóvenes ibaguereños, y con gran acogida, pues después de la pandemia reinició labores y desde hace cuatro meses pasó de tener 10 alumnos a contar con 42.

“La acogida ha sido muy buena, muchas personas que pasan trotando por la ciclorruta nos ven disparando, prueban y se quedan; este es un deporte de mucha paciencia, y en estos cuatro meses ya tenemos jóvenes que disparan desde 25 metros, y son 70 para competencias nacionales, es un proceso de formación”, explica Barbosa Monroy.

 

En Manizales

La semana pasada el club Black Arroz Archery participó en un encuentro en la capital caldense donde logró importantes resultados, un acercamiento directo que tuvieron los niños y jóvenes para probarse ante deportistas de otras ciudades y frente a otros tableros.

“Nos fue muy bien, el ‘profe’ de Manizales organizó un torneo enfocado al proceso de iniciación para que los niños fueran y miraran cómo es un nacional, para que se enfrentaran a la presión de disparar solos, junto con personas extrañas, sin la familia al lado, meterlos en la parte competitiva”.

Según lo informado, el club asistió las categorías 18, ocho y cinco metros, de 18 trajeron oro individual y plata en clasificación; en los ocho metros femenino lograron tanto en individual como en clasificación, oro, plata y bronce y desde los cinco metros clasificación oro y plata y en individual oro y bronce.

“Para el aprendizaje fue muy bueno, los niños llegaron muy motivados a comprar arco, porque hay que tener accesorios, flechas, donde se guardan las flechas, y este tipo de torneos ayudan a que los niños de sientan comprometidos y sepan que se necesita implementación”, añadió Daniel Barbosa.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí: https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS

Comentarios