El clásico fue para el Madrid

Horas antes del encuentro había mucho optimismo en la expedición del Barcelona.
Crédito: Foto: suministrada / EFE / VANGUARDIA.
Real Madrid se impuso 3-2 en el clásico español ante Barcelona en un partido movido y muy disputado, que tuvo que irse a la prórroga.
PUBLICIDAD

Un Real Madrid más letal se impuso en la prórroga por 2-3 gracias a los goles de Vinícius Júnior, Karim Benzema y ‘Fede’ Valverde a un Barcelona que confirmó su crecimiento en las semifinales de la Supercopa de España, en las que de nada le sirvieron los tantos de Luuk de Jong y Ansu Fati en el King Fadh International Stadium de Riad.

La contundencia blanca en la faceta ofensiva fue demasiado para un Barça que no existió hasta la media hora de juego para después completar unos 90 minutos restantes que confirmaron en un reto de primer nivel que la llegada de Xavi Hernández al banquillo le ha cambiado la cara.

El Real Madrid se hizo dueño del peligro nada más empezar el partido a base de fluidas transiciones que tuvieron como finalizadores a Marco Asensio y Vinícius Júnior.

El Barça, en cambio, no consiguió inquietar a Thibaut Courtois hasta el minuto 18, cuando Dani Alves se encontró una muralla blanca al disparar desde la frontal.

La réplica del Real Madrid fue letal. Otro rápido contraataque, éste comandado por Karim Benzema, conectó con los pies de Vinícius Junior, que le ganó la carrera a Ronald Araujo antes de definir por alto ante Ter Stegen.

Pero, a pesar del claro dominio blanco en el terreno de juego y en la grada, el Barcelona se sobrepuso al golpe y ya tuvo dos ocasiones para empatar alrededor de la media hora mediante remates de cabeza de un renacido Luuk de Jong que acabaron en las manos de Thibaut Courtois. Fue un presagio. Cuando moría el primer tiempo, el holandés marcó por tercer partido consecutivo gracias a su instinto para poner el pie ante un rechace de Eder Militao en el interior del área, logrando así un empate que en ese momento no reflejaba los méritos hechos por los dos equipos.

 El Barça se había convertido en otro muy diferente al de la primera parte, desarbolando al Madrid, y poco después Dembélé no cantó el gol por un suspiro.

El Barça se presentó en el tiempo extra crecido con ese 2-2, sintiendo que por primera vez en mucho tiempo no era inferior a un rival de primer nivel. Pero eso no fue suficiente para evitar que el Real Madrid se volviera a poner por delante en el marcador con otra transición que finalizó ‘Fede’ Valverde en el minuto 98 con una tranquilidad de veterano. Los de Xavi Hernández siguieron sin rendirse y tuvieron una triple oportunidad para batir a Courtois al alcanzar el minuto 100. Sergio Busquets, Dembélé y Pedri se quedaron a las puertas del ansiado empate. También Ansu Fati con un intento agónico de chilena. 

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

 

Redacción El Nuevo Día.

Comentarios