“El primer resultado fue un momento de demasiada alegría”: Martha Palacios

Crédito: Suministrada /HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍAMartha Palacios, directora de Salud Pública
Un eslabón importante durante este año de emergencia sanitaria por el Covid – 19, fue el Laboratorio de Salud Pública, lugar en el que en los últimos seis meses se han procesado 12 mil 250 muestras. 
PUBLICIDAD

Detrás de este logro hay semanas de gestión, trámites, insistencia y hasta lágrimas, de un equipo de profesionales que se ‘jugaron’ todo para obtener en corto tiempo el aval del Instituto Nacional de Salud, INS.

“No contaba ni con los equipos, ni con el material, ni con el personal calificado para hacer el procesamiento de Covid, de manera inmediata el Gobernador (del Tolima) hace una inversión con recursos propios y adelantamos físicamente las adecuaciones”, explicó Martha Palacios Uribe, directora de Salud Pública del Departamento.

El trabajo que inició desde cero tenía como fin organizar los espacios para el proyecto de biología molecular o análisis de Covid, labor en la que se contó con la Universidad del Tolima a través de un convenio de aporte científico.

Cumplida la primera fase, el reto siguiente fue obtener el visto bueno del INS, por lo que se buscó a profesionales de la UT con experiencia en biología molecular. 

Se tenía “un gran sueño, porque realmente era permitirle a los tolimenses que pudiéramos ofrecer de manera directa ese servicio”, es decir, agilizar el análisis de pruebas, que inicialmente tardaban 10 días tras enviarlas a Bogotá y regresar.

Para lograrlo, se trabajó en horarios extensos en los que se hacía ajustes, correcciones, cambios y modificaciones, que permitieran brindar seguridad a quienes iban a manejar el virus, “es manipularlo, tenerlo en un espacio en el que si no se cumple con todas las normas de bioseguridad, se puede volver un problema”.

El tiempo corría y la presión iba aumentando especialmente en mayo, cuando los casos empezaron a crecer. Finalmente, entre trámites y procesos, el aval del INS se logró en 20 días.

“Llegué el 5 de mayo a la Dirección de Salud Pública con una tarea muy puntual que me encomienda el Gobernador y es sacar adelante ese Laboratorio de Salud Pública”, comentó la profesional.

Además de contar con la orientación del director de la Oficina de Investigaciones de la Universidad del Tolima, John Jairo Méndez e Iang Schroniltgen Rondón Barragán, médico Veterinario – Zootecnista y doctor en Biociencias Marinas Aplicadas, también se tuvo la ayuda del ibaguereño Hernán Vargas.

“En su momento acá en el Tolima no teníamos expertos en biología molecular o que antes hubieran podido haber manipulado este virus, ¿quiénes son los que manipulan este tipo de pruebas? son bacteriólogos, biólogos o veterinarios, que tengan experiencia en el manejo de esas partículas”.

Una vez se seleccionó el equipo de trabajo y ante la premura de la situación, se hizo una capacitación intensa y corta, por un mes, “sacar el primer resultado fue un momento que nos trajo demasiada alegría”, recordó la Directora.

Finalmente, el anhelado aval llegó el 30 de mayo, por lo que seis días después se empezaron a tomar muestras. El primer conglomerado que se benefició del servicio fueron 280 funcionarios de la Gobernación del Tolima. 

“Empezamos con un proceso de 30 muestras diarias, pasamos a 60, 75, luego 90, a 120 y en este momento tenemos la capacidad de responder, con la donación de un robot que hizo el Instituto, hasta con 400 muestras diarias”.

Como todos los comienzos, este no fue fácil, pues los encargados de tener en sus manos el Covid – 19 tenían que trabajar turnos que iban entre 12 y 18 horas.

“Otros laboratorios de salud pública del país contaban con tecnología, pero acá lo único que teníamos era el compromiso e interés de un grupo y unos jóvenes que nos dijeron, a mí no me da miedo, me voy a enfrentar al Covid y voy a llegar con un propósito, que es salvar vidas. Ellos se arriesgaron y por eso logramos formar ese primer grupo.

“Afortunadamente hemos contado con el apoyo del Instituto Nacional de Salud, que nos ha donado insumos, facilitado reactivos, porque comercialmente una prueba de PCR que es la que nosotros hacemos, está en un promedio de $215 mil en el mercado y hemos podido brindar este servicio a más de 12 mil tolimenses sin pagarnos”.

Actualmente, el trabajo lo adelantan tres biólogos y cuatro bacteriólogos. El Laboratorio ya pasó por dos controles de calidad, “es realmente placentero recibir por parte del Instituto Nacional de Salud que el Laboratorio de Salud del Tolima es de los mejores del país, logramos tener una concordancia de un 100%, (eso significa) que los resultados que damos son cien por ciento fiables”, concluyó.

 

“Dios sabe por qué lo pone a uno en un lugar”

Martha hasta comienzos de mayo estaba vinculada en la Secretaría de la Mujer por lo que el cambio de cargo se convirtió en un verdadero reto, “Dios sabe por qué lo pone a uno en lugar y tengo que confesarlo, los primeros días para mi fueron muy difíciles, yo lloraba porque sentía angustia de no poderle responder a un gobierno y a un departamento, con una responsabilidad tan grande como era poner en marcha todo el procesamiento Covid”.

Como esposa y madre de dos niñas de 3 y 9 años, también, tuvo que sortear los temores que genera la enfermedad, “muchas veces me decían mamá me da miedo que te vayas al Laboratorio, la ciudad está paralizada, pero también sentía esa responsabilidad de no quedarle mal al departamento”.

Y es que no es fácil tener un trabajo que requiere salir a muy tempranas horas de la mañana y regresar a altas horas de la noche, “la niña pequeña lo que más reclama es tiempo, porque muchas veces cuando me voy está dormida y cuando llego también, entonces fácilmente pueden pasar dos días sin verla”.

Durante todos estos meses, la profesional ha ayudado a salir de la incertidumbre a decenas de familias que estaban angustiados por no saber si uno de sus integrantes era o no positivo “lo único que se recibía era agradecimiento, son bendiciones que a uno le desean”.

Pero su fe y fortaleza tuvo que afrontar más pruebas, como ocurrió al saber que su padre de 74 años había contraído la enfermedad luego de que ingresó a urgencias por un infarto, “tuvo una afección cardíaca y requería de un cateterismo, tuvo que estar unos días en unidad de cuidados intensivos y allá se contaminó, le dio Covid 19”.

Su angustia era permanente, pues su progenitor tenía como enfermedad de base diabetes e hipertensión, “afortunadamente y gracias a Dios nos dio la oportunidad que lo pudiera superar sin ninguna complicación y creo que eso hoy en día, se lo agradezco a él, no sé, tal vez son todas esas bendiciones que a diario me dan las personas que tanto trata uno de aportarles en algo, me ayudaron a superar eso”.

Finalmente, al preguntarle qué mensaje envía a su equipo de trabajo: “Tengo un sentido de agradecimiento con ellos, por lo menos con mi grupo de trabajo, cada vez que puedo se los agradezco.

“Para mi, ellos son los verdaderos héroes de toda esta historia, los médicos, camilleros, enfermeros, conductores, paramédicos, vigilantes que están en los hospitales, las señoras que nos apoyan con los servicios generales, todos ellos son héroes. Siento que estamos en deuda por todo ese sacrificio que hacen”.

Y a sus familias agradece la comprensión, al igual que, la paciencia, “porque aquí no hay fechas especiales, las familias y nuestros hijos están haciendo un sacrificio, (es) triste pero también es un motor, para redoblar los esfuerzos para salir todos de la mejor manera de esta crisis que no para, aun falta unos meses más para afrontarla”.

 

El ‘despertar’ de El Limonar

Durante este año, la Gobernación del Tolima, en cabeza de Ricardo Orozco, además de apostarle al procesamiento de muestras de Covid - 19, también, logró darle una reanimación a la sede El Limonar del hospital Federico Lleras Acosta, pues cuando esta infraestructura era vista como una ‘papa caliente’ de la que nadie quería encargarse, con gestiones ante el Ministerio de Salud se puso una Unidad de Cuidado Intensivo exclusiva para pacientes Covid con más de 10 camas, en el tercer piso se tiene proyectado una atención especializada para aquellas personas que queden con secuelas por la enfermedad.

En el cuarto piso la meta es instalar 26 camas UCI y 24 de hospitalización junto con una unidad de hemodinamia, asimismo, se está buscando crear salas de quirófanos especializadas para transplante de órganos y cirugías de alta complejidad y en el sexto piso se hará una remodelación para llevar 26 camas más de UCI y 24 de hospitalización. Este trabajo en coordinación con el gerente Luis Eduardo González y el secretario de Salud, Jorge Bolívar, se ganó la exaltación del ministro de Salud, quien está comprometido a ayudar con la gestión de recursos, incluidos los que le apuntan a la compra de un acelerador lineal. De otro lado, el mandatario Seccional, aprovechó este espacio para enviar un mensaje de total gratitud a cada una de las personas que está en primera línea atendiendo los pacientes que deja continuamente la pandemia. 

Hay mucha gente de la familia que hace tiempo no veo y que creo que no volveremos a ver en muchos días, porque en esta época con más razón tenemos que aislarnos de ellos

Personajes del Año.

REDACCIÓN GENERALES

Comentarios