Origen de las molestias osteomusculares hasta el desarrollo de enfermedades en el Sistema Osteomuscular

Crédito: Colprensa/EL NUEVO DÍA
Las molestias osteomusculares van de la mano con el diario vivir. Afecta a todas las personas sin importar la edad, género, raza, condición o estrato social, tipo o formas de trabajo e incluso en la realización de actividad física, deportiva o recreativa.
PUBLICIDAD

La aparición de estas molestias no suelen ser agudas, estas necesitan un tiempo determinado para lograr la instauración y la presentación real de las mismas.

Los seres humanos no están solos; se precisa que existen diversas fuerzas que interactúan con cada uno como el entorno social o general, entorno familiar, cultural, económico y psicológico. Todo lo anterior ilustra los diversos entornos en los cuales interactuamos en nuestro diario vivir.

 Estas molestias no dependen de una sola causa, dependen de varias por lo cual se considera multicausal y dentro de las más frecuentes se encuentran:


a- Laborales, que se consideran hoy como un motivo fuerte debido a que asociado a la pandemia se han incrementado las horas de trabajo ya sea desde casa o de forma presencial.


 b- Individuales, que incluyen la constitución de las personas, enfermedades asociadas, la dieta o forma de alimentación, peso, talla y el grado de actividad física que tengan.


 c- Sociales, estas incluyen el entorno familiar, social y laboral, debido a que con la pandemia han incrementado y están generando un estrés negativo, provocando a nivel fisiológico una respuesta negativa.


    d- Psicológicas,  las cuales se asocian a las causas anteriores y en la forma como cada persona tiene la capacidad de sobrellevar las diversas dificultades.
 

Todo lo anterior, muestra la sumatoria de las diversas causas y logran materializar las diversas  molestias y si no se detiene a tiempo, progresarán a enfermedades que afectan el sistema osteomuscular.

A continuación se evidenciará según la región afectada, su enfermedad:

    • Cráneo: cefalea tensional.

    • Cuello: cervicalgia.

    • Extremidades y columna: síndrome miofacial.

    • Hombro: síndrome de manguito rotador o tendinitis de la poción corta      o larga del   bíceps en el tercio proximal.

    • Codos: Epicondilitis o epitrocleitis.

    • Antebrazo: contracturas de pronador redondo, palmar mayor y palmar menor.

    • Muñeca: síndrome de túnel del carpo.

    • Primer dedo de mano: tendinitis DEQUERVAIN.

    • Dedos de manos: dedo en martillo o en gatillo.

    • Columna dorsal: dorsalgia. 

    • Columna lumbar: lumbalgia mecánica o asociadas a discopatia o no en la región lumbar

    • Cadera: Bursitis, contractura piramidal, obturador o síndrome de glúteo medio.

    • Rodillas: bursitis pre rotuliana o infra rotuliana.

Si las diversas enfermedades previamente mencionadas no se detectan y no se brinda tratamiento de forma oportuna y eficiente, pueden llegar a generar condiciones de salud agudas y hasta crónicas que producirán limitaciones importantes en la salud y afectaran de manera directa el área mental y otros sistemas que hacen parte de la economía corporal. 

 

Henry Jesús Lobo Silva

Médico General - Fundación Universitaria  San Martin

Médico especialista en Salud Ocupacional - Universidad Manuela Beltrán

Diplomado en pérdida de capacidad laboral, certificación en Quiropráxia y certificación en vendaje 

neuromuscular o sensotape.

Redacción General

Comentarios