Se volvería hablar de centavos en Colombia

Se volvería hablar de centavos en Colombia
Aunque los analistas y las autoridades económicas coinciden en que la medida traerá beneficios a la economía e incluso la seguridad del país, entre los ciudadanos hay incertidumbre por el posible incremento de algunos precios.
VANGUARDIA LIBERAL - EL NUEVO DÍA
Sin los tres ceros en el peso el salario mínimo de $781.242 quedaría en $781,20 y el pasaje en Metrolínea ($2.300) sería $2,30.
Foto: VANGUARDIA LIBERAL - EL NUEVO DÍA
4 Mar 2018 - 3:01am

Esta semana se revivió el debate sobre la eliminación de los tres ceros en la moneda colombiana. Esta vez, fue el fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, quien sacó a relucir el tema como una medida para combatir las actividades ilícitas al neutralizar el valor de su dinero.

Y aunque el objetivo es loable, las implicaciones que tendría en la economía, especialmente en la microeconomía, han generado todo tipo de reacciones en favor y en contra. Los analistas coinciden en que la medida es positiva y que el país ahora si está listo para albergar la propuesta, mientras que a los ciudadanos los embarga la duda sobre el valor que tendrían los productos, bienes y servicios.

Esta es quizás la primera incertidumbre: ¿Subirán el precio de las cosas? Sin duda el cambio de denominación podría generar un pequeño efecto inflacionario, principalmente en la microeconomía, provocado por el riesgo latente de que los precios, en especial los del menudeo, tienden a redondearse hacia arriba y no hacia abajo.

"Si puede causar un efecto inflacionario en algunos sectores de la economía, aunque la medida en términos macroeconómicos busca lo contrario. En el menudeo, especialmente en el comercio informal, puede haber un efecto porque los comerciantes podrían sentir que el precio de los productos que venden son muy bajos y pretendan subirlos", señala el economista Rafael Viana Barcelo, director de la Escuela de Economía y Administración de la UIS, pero advierte que el efecto sería momentáneo porque el control de precios lo ejercería el mismo mercado: oferta y demanda.

El reto es que la medida, de tomarse, vaya acompañada de un proceso educativo de acompañamiento de la sociedad para que la transición no sea abrupta, pero darle demasiado tiempo al cambio de moneda tendría un efecto contrario en el propósito inicial que ha planteado el Fiscal General.

 

Ventajas del cambio

“Llegó la hora de simplificar nuestras transacciones, nuestra moneda. Tiene muchas virtudes, además del tema de seguridad. Facilita la contabilidad de las empresas, a los turistas con el cambio de divisas. Además, la inflación está bajo control y ese era un compromiso con el Banco de la República para presentar la iniciativa”, dijo el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, tan pronto el tema se puso sobre el tapete.

Sin duda, uno de los objetivos es controlar la inflación y simplificar las operaciones contables, incentivar la inversión extranjera en el país, y resolver problemas técnicos y operativos por las complicaciones que tienen las cuentas de números grandes.

De hecho, uno de los efectos de la eliminación de los tres ceros en el peso es que el valor del "billón" sería igual al de las economías más fuertes del mundo.

En Colombia, el billón se expresa con 12 ceros, mientras que en buena parte del mundo tiene nueve ceros. De esta manera, un billón ya no representaría "un millón de millones", sino "mil millones".

"El poder de la moneda se va a mantener. En el muy corto plazo lo que hay es una revaluación de nuestra moneda. La tasa de cambio depende de la capacidad de la economía entre los países y eso se verá reflejado en el mediano plazo, aunque se haya cambiado los billetes", complementa el economista Jorge Luis Navarro, profesor de Economía y Política Pública de la UIS.

Inevitablemente va haber algo de incomodidad entre las personas que apenas se están adaptando a un cambio de billetes (actualmente conviven dos familias de billetes y monedas en el país), pero con una estrategias de pedagogía financiera adecuada, la población podrá adaptarse de forma progresiva y sin traumatismo.

Al respecto, el gerente general del Banco de la República, Juan José Echavarría, señaló esta semana que la propuesta del Emisor es comenzar la implementación de esta nueva familia de billetes en el 2020, para no ocasionar traumatismos con los nuevos billetes”.

Asimismo Echavarría advirtió que la última palabra la tendrá el Congreso de la República que recibirá el proyecto de parte del Ministerio de Hacienda el próximo 16 de marzo.

 

Las Monedas son claves

Parte del debate central también se ha dado en los costos que tiene cambiar de nuevo la moneda, si se toma en cuenta que desde 2016 se emitió una nueva familia de billetes. Al respecto el gerente general del Banco de la República, Juan José Echavarría, ha señalado que el costo sería de alrededor de $400 mil millones, es decir el 0,04% del PIB, tomando en cuenta que parte del metal de las monedas existentes se puede recuperarse por reconversión de metales.

Vale decir que anualmente el Emisor destina alrededor de $200 mil millones para fabricar nuevos billetes y monedas, por lo que el costo total sería menor. La mayor inversión la representaría emitir nuevas monedas, ya que por su material tienen un periodo de vida útil mayor a los billetes y parte de la garantía de poder controlar un eventual efecto inflacionario en la microeconomía es que reaparezcan nuevas monedas como los centavos.

Actualmente, las monedas más caras de fabricar son las de $200, $500 y $1.000 que valen entre $123 y $286 cada una. La moneda de $100 cuesta $56 y la de $50, $45. Estos costo varía según los precios internacionales de los metales con los que se fabrican.

 

Cifra

$2 billones estima el gerente general del Banco de la República que hay en el mercado ilegal. La reconversión monetaria le permitiría al país captar recursos y generar ingresos adicionales.

 

Dato

Si el Congreso aprueba eliminar los tres ceros de los billetes, se cambiaría la palabra ‘mil’, por la palabra ‘nuevos’; y en el caso de las monedas, se reconvertirán en centavos.

Publicada por
FABIÁN SOTO RUEDA