ss

Accidentalidad en niños en Tolima no es alta, pero genera preocupación

TOMADA DE INTERNET - EL NUEVO DÍA
Durante los primeros cinco meses de 2015, en el país van 159 niños fallecidos en accidentes catalogados como prevenibles; esto es, en su mayoría los ocasionados en el hogar.

En un reciente listado que presenta el Instituto de Medicina Legal sobre muertes de menores de edad por accidentes prevenibles, se establece que en el país durante los primeros cinco meses del año se han registrado 159 casos, de ellos solo tres en el Tolima.

Y aunque los números parezcan ser mínimos y no tan preocupantes, sí lo son, si se tiene en cuenta que cada vida es importante y que, además, en 2014 en nuestro Departamento murieron 19 menores, de los 409 que en total perecieron en el territorio nacional.

La cifra genera aún más alerta, al considerarse que son percances en el hogar, tal como lo reconoce el Instituto, al acentuar que esta accidentalidad es mayor en los niños entre los cero y los cuatro años. “Cada tres horas llega un niño o niña a Medicina legal”, sustenta.

Pero luego del hogar, los espacios acuáticos al aire libre son los escenarios en donde ocurren el mayor número de muertes por accidentes, con 25%, seguidos por sitios como fincas o haciendas, con el 7%, y la vía pública, con el 4% de los casos.

Este listado de Medicina Legal sobre fallecimientos de menores de edad en el rango enero - mayo de 2015 es encabezado por Antioquia, Bolívar, Santander y Valle del Cauca, con 71 casos entre todos ellos. En dicho listado, Tolima ocupa el lugar 16 de 26.

Preocupación y mensajes

Las muertes, informa Medicina Legal, se derivan de caídas, casi ahogamientos, cortaduras dentro del mismo hogar, por no ser letales o graves, o en la farmacia de la esquina; otra gran cantidad llegan a los centros de salud, hospitales y nunca pasan por un examen ni estadística forense.

“Los accidentes ocurren en un segundo. A su vez dependen de la edad de los niños. Por ejemplo, el que la mayoría ocurra en la primera infancia invita a pensar en que en esta etapa ellos tienen condiciones particulares”, indica la médico pediatra Olga Lucía Baquero Castañeda.

Y menciona que la importancia de tener un sitio seguro para los niños radica en entender que los ambientes en que ellos están deben tener las condiciones idóneas que ayuden a reducir riesgos físicos y biológicos que puedan afectar su salud e integridad personal.

“Al actuar negligentemente, la familia, la sociedad y el Estado, como corresponsables de la garantía de los derechos de los menores de edad, fallan en su misión de protegerlos, lo que se convierte en un tipo de violencia hacia ellos”, explica la profesional.

Y aunque la familia es por excelencia el primer entorno protector, allí ocurre el 40% de los accidentes, según la entidad, lo que demanda “mayor responsabilidad y compromiso de padres y cuidadores para garantizar a los niños y a las niñas espacios más seguros”.

Seguridad, lo elemental

El informe reflexiona sobre esa frase tan coloquial que reza “Uno nunca piensa que le puede pasar a uno”, en el sentido de que los adultos pocas veces prevén el riesgo que puede rodear a un menor de edad y, por ello, no hacen adecuaciones ni toman las medidas necesarias.

Esto ocurre por igual en hogares, escuelas y parques, pues, según la doctora Baquero, “los accidentes son prevenibles, previsibles y sí dejan secuelas. Una caída, una intoxicación o un casi ahogamiento puede dejar desde cicatrices hasta problemas neurológicos severos”.

La responsabilidad, a partir de ahí, la tienen el Estado, los medios de comunicación, las familias, los integrantes de la comunidad estudiantil y, en general, quienes están al cuidado permanente de los menores, tanto docentes como niñeros.

“Somos conscientes del urgente apoyo que requiere no solo la familia, sino también la comunidad en general de pensar en las maneras como debe garantizarse entornos protectores donde transcurre la vida de los niños y las niñas; de tal forma, que cada espacio esté pensado en ellos y ellas.

“Que cada acción de los adultos esté enmarcada en protección y garantía de derechos. Por ello, tenemos claro que debemos liderar estrategias y campañas que promuevan la visibilización de dicho fenómeno y su prevención”, asegura Ángela Rosales, directora nacional de Aldeas Infantiles SOS.

Consejos prácticos

1 . Enseñar la autoprotección. Explicarles los peligros a los que están expuestos. Por ejemplo, por qué no se deben tomar el contenido del botiquín o por qué no entrar a la cocina. Muéstreles cómo se cae un cuchillo de punta y cómo puede herir a cualquiera que está sin zapatos. No golpee sus manos cuando quieran tocar el fuego o un cuchillo, explíqueles el daño, simúlelo para que comprendan. 

2 . Capacitar a los cuidadores 

3 . Dejar fuera del alcance de los niños medicamentos o productos tóxicos 

4 . Alejar recipientes o sartenes con líquidos calientes. El ingreso a la cocina debe estar restringido para los más pequeños. 

5 . Mitigar el riesgo de que se asfixien con elementos pequeños y llamativos. Ellos están en su fase exploratoria, por eso no los reprenda, mucho menos los golpee. Prevenga. 

6 . Evitar que los niños jueguen en sitios peligrosos como terrazas, balcones y escaleras. 

7 . Alejar cuchillos, tijeras y otros objetos cortantes. 

8 . Recordar que los niños y las niñas no deben quedarse solos en ningún lugar. 

9 . Dejarlos siempre al cuidado de una persona de confianza cuando los padres deban ausentarse. 

10. No guardar armas de fuego en el hogar, o si es indispensable, deben ser inaccesibles para ellos. 

11. Alejar la cuna o la cama de las ventanas. 

12. Poner una puerta, baranda o reja al iniciar y finalizar la escalera para que no suban o bajen solos en la casa, el jardín o el colegio. Pero también, enséñeles a subir y a bajar de forma segura. 

13. Las esquinas de columnas y muros provocan golpes ocasionando fuertes moretones, especialmente en sus cabezas, brazos y piernas. Deben procurar poner esquineros en los bordes pronunciados de los muebles que estén a la altura de los niños, en especial, de aquellos que están comenzando a caminar. 

Lesiones y muertes por accidentes prevenibles (enero - mayo de 2015)

Imagen eliminada.

EL NUEVO DÍA

Comentarios