Las promesas de Hurtado a los habitantes del barrio Calucaima

Crédito: Suministrada/El Nuevo Día Todo el equipo de Gobierno se desplazó hasta ese punto el martes en la tarde.
Luego de que los habitantes del barrio Calucaima en la comuna Siete confrontaran al alcalde Andrés Hurtado y le exigieran una solución a los problemas de agua que tiene a algunos habitantes del sector sin suministro hace un poco más de tres meses, el mandatario hizo presencia en el lugar y entregó algunas medidas transitorias.
PUBLICIDAD

Si bien el burgomaestre reseñó que parte de la problemática se arreglará con la culminación del Acueducto Complementario, una de las soluciones para mejorar el tema de presión del suministro está relacionado con la instalación de un tanque de almacenamiento de 100 metros cúbicos con un sistema de bombeo para llegar a las viviendas de la zona alta. 

“Conectamos un tanque de 100 metros cúbicos, ese mismo tanque lo tenemos en la comuna Dos en el barrio Clarita Botero y en Belén y lo que hace es que con bombeo se llega hasta la última casa (...) les vamos a solucionar el tema de la agüita”, dijo Hurtado.

El mandatario también resaltó que en el lugar se está haciendo una modernización a la red de alcantarillado y se están reponiendo 870 metros de tubería de 8 pulgadas y se instalan 130 acometidas domiciliarias.

 Seguridad

En medio de la reunión, la comunidad le exigió acciones en materia de seguridad, por lo que el Alcalde indicó que dispondrá un equipo de seguridad comunitaria, proceso que está en trámite de contratación y se compone de cámaras y alarmas para los líderes comunales. 

“Ustedes vigilan los barrios y eso va articulado con la Policía, cuando ven una persona sospechosa ustedes prenden las alarmas, eso queda registrado, se llama al cuadrante y mientras la comunidad puede ir saliendo, son los frentes de seguridad comunitaria con los que venimos trabajando”, reseñó Hurtado. 

Asimismo se dispondrán de jornadas de esterilización animal, otra de las exigencias que hicieron los habitantes de la comuna Siete. 

 

El Nuevo Día

Comentarios