Motociclista guamuno perdió la vida en la ‘curva de la muerte’

Crédito: Suministrada/El Nuevo Día El accidente ocurrió en el sector Tres Esquinas, en la curva de Chambaku, conocida popularmente como la ‘curva de la muerte’.
Como Carlos Eduardo Santos Moreno fue identificado el hombre que murió en la curva de Chambuko a un kilómetro de La Chamba. Además de una posible imprudencia, los habitantes opinan que la vía Suárez – Espinal es de gran riesgo por falta de reductores de velocidad, por lo que la bautizaron la ‘curva de la muerte’.
PUBLICIDAD

Carlos Eduardo Santos Moreno de aproximados 40 años de edad, falleció la madrugada del domingo en la curva de Chambaku, a un kilómetro de la vereda La Chamba en el Guamo.

El hombre iba a bordo de la motocicleta de placa UNJ 077 y por razones que son materia de investigación, perdió el control del vehículo y cayó a un cultivo de maíz.

Aunque algunas personas señalaron que el conductor conducía en estado de embriaguez, puesto que habría participado de una fiesta en La Chamba, esta versión no fue confirmada por las autoridades.

Esta redacción conoció que Carlos Eduardo era oriundo de la vereda Quinto Chipuelo de dicho municipio, pero desde hacía varios años estaba radicado en Bogotá. Al parecer, el sábado llegó de la Capital de la República con la intención de visitar a sus padres y entregarle la moto, marca Bóxer, a un hermano que se la había prestado, y llevarse la suya, pero la vida no le alcanzó puesto que llegó directo a La Chamba.

El domingo, a eso de las 4:30 de la madrugada, arrancó en el rodante, presuntamente para la casa paterna, pero encontró la muerte. El golpe fue tan fuerte, que falleció de manera instantánea.

Esta redacción conoció que el hoy fallecido trabajaba como conductor de una ferretería en Bogotá, donde vivía con su esposa e hijos. Decenas de personas lamentaron su fallecimiento y enviaron mensajes de condolencias a la familia.

Vía peligrosa

La comunidad de La Chamba y sectores aledaños, expresaron su preocupación por la cantidad de accidentes y víctimas mortales que ocurren en esta vía que conecta al Espinal con Suárez. Reiteraron que hace cinco años Invías pavimentó cinco tramos de la carretera y desde ese momento unas ocho personas han fallecido, al parecer por exceso de velocidad y porque las autoridades no instalaron reductores.

En el último año tres personas que viajaban en moto han perdido la vida en esta vía y muchos más han resultado heridos. Tanto es así, que la curva la bautizaron como la ‘curva de la muerte’.

Ante esta situación, invitan a los conductores a tener precaución al transitar por las curvas que son angostas y a las autoridades, tomar las medidas necesarias.

 

REDACCIÓN JUDICIAL

Comentarios