Hallaron muerto a ‘Douglas’

Crédito: Hélmer Parra / suministrada / EL NUEVO DÍAMomento que los investigadores de la Sijín realizaban el levantamiento del cuerpo. Douglas Pinto Rojas permanecía por la calle 60 y estaba en condición de calle.
El hallazgo de un cuerpo en un potrero en la calle 60 entre el barrio La Floresta y Varsovia, llamó la atención de los residentes del sector, pues se trataba de un hombre muy conocido en el lugar, Douglas Rico Pinto, un personaje querido y que creció en el Jordán primera etapa.
PUBLICIDAD

Hacia las 10:30 de la mañana un joven que sacó a su perrito a hacer sus necesidades fue quien vio el cuerpo sin vida de un adulto mayor en un potrero muy cerca donde construyen torres de apartamentos.  

El hombre llamó a las autoridades y hasta el lugar llegaron los uniformados de la Seccional de Investigación Criminal de la Sijín de la Policía Metropolitana, quienes efectuaron la inspección técnica al cadáver.

Al parecer el hombre falleció por un infarto, no obstante, será el Instituto de Medicina Legal quien determine la causa de su muerte. 

¿Quién era?

Este medio habló con personas que conocían al difunto e indicaron que se trataba de un hombre de 71 años de edad, hijo de una profesora que llegó a vivir a la manzana 12 casa 1 del Jordán primera etapa en los años 60 y tuvo cinco hijos. 

Douglas trabajó durante muchos años como zapatero, labor con la cual se hizo muy conocido en Ibagué, pues creó las conocidas zapatillas, sandalias o chancletas Douglas, que eran hechas en cuero, similares a las Sinderel que se traían de Estados Unidos. Esta creación fue la más apetecida por muchas mujeres en la ciudad que lo buscaban en su casa, donde tenía su propio taller. Asimismo, se conoció que vivió con una señora con quien tuvo su única hija que hoy cuenta con más de 30 años de edad. 

Desgracia familiar 

En la década de los 90 un hermano de Douglas se vio involucrado en temas de narcotráfico y fue asesinado. Mientras otro, en una madrugada, murió degollado a manos de otro de sus allegados dentro de la propia casa familiar. Este tema al parecer lo llevó a consumir marihuana y empezó a tener la calle como hogar. 

Durante varios años lo conocían porque mantenía con un cuchillo, se enfrentaba a los ‘pillos’ que por el sector pasaban y generaban temor. Luego fue quien hacía mandados en el barrio. 

 

REDACCIÓN JUDICIAL

Comentarios