Así quedaría el panorama estratégico militar tras el anuncio de rearme de Iván Márquez

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Con ‘Iván Márquez’ a la cabeza, las Fuerzas Militares se preparan para contrarrestar el accionar de las disidencias armadas. Inteligencia será el factor clave para derrotarlas, pese a que este grupo permanece refugiado en Venezuela.

Detrás del anuncio del ministro de Defensa, Lorenzo Guillermo Botero, en el sentido de que el grupo conformado por ‘Iván Márquez’ “no es ninguna nueva guerrilla” y que se trata “de los mismos de hace años”, está el ahorro para el Estado de un trámite meramente administrativo para protegerse legalmente a la hora de enfrentarlos. Haberlos catalogado de otra forma hubiese implicado la expedición de una directriz para caracterizar y enfrentar a este tipo de grupos.

Un lineamiento de esta naturaleza conlleva meses de trabajo ya que deben incorporarse todos los protocolos existentes en marco jurídico a la hora de emplear la fuerza, es decir, aquellos contemplados en el Convenio de Ginebra y sus respectivos protocolos, el Estatuto de Roma y, por supuesto, en la Corte Constitucional, por citar algunos. Un trabajo que, sin duda, conlleva tiempo y tiempo es que lo que justamente, en este nuevo escenario, no hay.

Así lo considera el analista en temas de seguridad John Marulanda, quien señala que mientras más efectiva y pronta sea la respuesta de parte de las tropas de las Fuerzas Militares

se evitará el dolor de cabeza a las autoridades tratando de frenar el avance de este grupo armado ilegal que, en principio, tiene como cabeza visible a ‘Iván Márquez’, aunque se estima que esa circunstancia pueda cambiar (ver recuadro).

“El balón está en manos de la Fuerza Pública - sostiene Marulanda – mientras más contundente sea la acción de la Fuerza Pública, será mejor. Pero si ellos se demoran, por el motivo que sea, y no es lo suficientemente eficaz contra este grupo, en cuestión de meses vamos a tener un serio problema de seguridad”.

Lo que hasta ahora se sabe es que el grupo especializado que se está conformando tiene altos componentes de Inteligencia Militar y operativa. Otro de los elementos con los que cuenta es en judicialización para la pronta expedición de órdenes de captura. En cuestión de marco jurídico se conoció que seguirán bajo la sombrilla de la directriz 15 de 2016 expedida por el Ministerio de Defensa.

Este fue el lineamiento que reemplazó el nombre de las Bacrim (bandas criminales) por los tan nombrados GAOs (Grupos Armados Organizados) y GDOs (Grupo Delincuencial Oraganizado). Cabe precisar que los primeros tienen una subdivisión y en los reportes militares se habla también de GAO residual que hace referencia a los guerrilleros que, como ‘Márquez’ y compañía, se apartaron del proceso de paz o nunca se acogieron. Bajo esta categoría es que ahora serán combatidos.

Esa directriz señala que un GAO está compuesto por los hombres que “bajo una dirección de un mando responsable ejerzan sobre un territorio un control tal que les permita realizar operaciones militares sostenidas y concertadas”.

 

Opción bélica, ¿la solución?

Una salida militar ante los anuncios de la proclama ‘Marquetalia 2.0’ lanzada por ‘Iván Márquez’ en la madrugada del jueves es la opción más viable en la carpeta de las autoridades. Incluso, también del gremio bancario representado por Asobancaria cuyo presidente, Santiago Castro, quien antes del Consejo Gremial en Presidencia dijo que “hay que darles guerra si siguen atentando contra la tranquilidad del pueblo colombiano”. No precisó, sin embargo, cómo y cuándo hacerlo.

Desde la academia, no obstante, creen que este no es el camino para enfrentar el anuncio hecho por ‘Márquez’ en el famoso video en el que aparece junto con ‘Santrich’, ‘El Paisa’, ‘Romaña’ y ‘Aldinever’ sobre quienes ya se inició el proceso para expulsarlos definitivamente de la Jurisdicción Especial para la Paz que en la noche del jueves dio la orden de reactivar las órdenes de captura en su contra.

Clara Mira, mágister en Ciencia Política y docente de la Facultad de Derecho de la Universidad CES, opina que no debería contestarse al hecho desde el punto de vista de la guerra y añade que tampoco debe calificarse de delincuencial el mismo video.

“No hay pruebas que permitan calificar algún tipo de delito dentro de esa grabación o calificar de criminal esa actuación cuando no se ha presentado una materialización de ese llamado. No existe un hecho concreto que pueda dar lugar a una criminalización. Hay que saber manejar el lenguaje y mantenerlo conciliador. Hay que conservar un tono distinto”, expone Mira.

Pero, cabe recordar que en el vídeo ‘Márquez’ dio luces sobre cómo sería la nueva ofensiva que vendría por parte de los hombres que entró a comandar y aseguró que sus objetivos ya no serán los soldados y policías sino “la oligarquía excluyente y corrupta, mafiosa y violenta que cree que puede seguir atrancando la puerta del futuro de un país”.

También señaló que una de las formas de financiamiento a las que apelarán para nutrir sus arcas será las que obtengan de las economías ilegales y una especie de impuesto a las multinacionales.

Las rentas obtenidas a partir de los negocios ilícitos (como cultivos de coca o minería ilegal) es una forma de robustecer y sostener los diferentes conflictos en el país. Esto ha hecho que, de acuerdo a un informe presentado por la Fundación Paz y Reconciliación, se hayan fortalecido “múltiples grupos armados compuestos, en gran parte, por exguerrilleros de las Farc-EP. De 58 municipios registrados para octubre de 2018, para mediados del mes de agosto de 2019, se identificaron 85, es decir, su presencia aumentó en 27 municipios”.

En la costa Pacífica nariñense, Catatumbo, norte y nordeste de Antioquia, Nudo de Paramillo, Arauca y Guaviare son algunos de los puntos más críticos, reseña el documento que se conoció antes de la divulgación de la grabación de ‘Márquez’.

“Las estructuras post-farc o disidentes operan en 85 municipios, agrupados en 23 estructuras y cuenta con cerca de 1.800 exguerrilleros y, otros, cerca de 300 nuevos reclutas”, precisa el informe.

 

Así sería el cuadro de mando

En principio, esta estructura tendría a ‘Iván Márquez’ como el jefe y máximo cabecilla de este grupo. El ala militar sería comandada por ‘Romaña’ y ‘El Paisa’, mientras que el exrepresentante a la Cámara por Atlántico ‘Jesús Santrich’, estaría a cargo de un componente político que incluiría la intervención propagandística.

Ahora, lo que intentan descifrar las autoridades es el papel que jugaría ‘Gentil Duarte’ en este nuevo escenario ya que los perfiles sicológicos que se tienen indican que es una persona que no se deja mandar tan fácil y que en eso reñiría con ‘Márquez’. De hecho, ‘Duarte’ no figura en la grabación que le dio la vuelta al mundo.

Este cruce de egos desencadenará una vendetta por la pugna del poder. Esa guerra interna, según fuentes, las Fuerzas Militares no planean frenarla.

 

Con armas gringas

El armamento con el que se están moviendo estas estructuras es conseguido a través de los carteles mexicanos que los están cambiando por cargamento de droga. La mayoría es de origen estadounidense, como se ve en el vídeo, donde los guerrilleros tienen fusiles M-16, salvo ‘Santrich’ que portaba un tipo AK, de fabricación rusa.

La ruta que estaría haciendo este armamento para ingresar a Colombia se inicia en el desierto de Sonora, en México, y ahí tiene dos vías hacia territorio nacional como lo explica Néstor Rosanía, director Ejecutivo del Centro de Estudios en Seguridad y Paz, que son el arco del Pacífico y el del Caribe.

“El ingreso es por la costa Pacífica caucana y por el lado de Panamá, y por esos mismos canales sale la droga. Por ejemplo, los hombres de la ‘Oliver Sinisterra’ y guerrilleros unidos del Pacífico tienen fusilería americana nueva”, apuntó Rosanía.

El vídeo también da luces en el sentido de que, como en grabaciones anteriores, no aparece el guerrillero encargado del radio, que se identificaba porque a sus espaldas llevaba el aparato de varios kilos de peso. Esto significa que las nuevas formas de comunicaciones entre ellos han cambiado conforme la tecnología se los permite.

Marulanda expone que al usar la tecnología, los hace más vulnerables y ese es un factor de ganancia para usar a favor de las Fuerzas colombianas, más aún cuando el componente de inteligencia será lo suficientemente robusto como lo advierte la cúpula en su anuncio de la creación de un grupo especializado.

“Esta no sería una guerra clásica, ni una guerra de guerrillas – pronostica Marulanda – como están las cosas esto sería una guerra híbrida en donde no hay mayor violencia y los choques militares son mínimos, no hay tanques, no hay aviones. Es una guerra electrónica y Venezuela la tiene muy superior a la de Colombia”.

Rosanía, por su parte, no avizora un pronto fin a una nueva etapa del conflicto y apela a la teoría que se conoce como punto muerto que no es otra cosa que una especie de círculo vicioso entre las partes que combaten.

“Vamos a ver bombardeos, combates, capturas y pensamos que se le rompe el centro de gravedad, pero el grupo ahí sigue. Es lo que llamamos el espiral de la violencia que quiere decir que en un momento se pensaba que con ‘Tirofijo’ se acababa el problema, pero luego vinieron otros como ‘Guacho’ y ahora de nuevo estamos hablando de ‘Iván Márquez’, y a pesar de eso no hemos podido acabar con el conflicto”, concluye. Bajo este panorama hay un problema mayor y se resume en un interrogante que aún falta por dilucidar: ¿Cómo van a combatirlos si esos hombres permanecen en Venezuela?

BOGOTÁ, COLPRENSA

Comentarios