“A ese man no hay que capturarlo, hay es que matarlo”: coronel Pérez

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Junto con el coronel Pérez, también estuvieron ante el estrado los soldados profesionales Cristian David Casilimas, William Andrés Alarcón y Alexánder Buriticá Duarte.

Ante el estrado del juez 17 de garantías, el delegado de la Fiscalía reveló audios con los que busca demostrar que el coronel Jorge Pérez Amézquita, presunto involucrado en la muerte de Dimar Torres, intenta obstruir el proceso en su contra por lo que pidió que se aplique una medida de aseguramiento tras las rejas.

Una de las grabaciones fue hecha a las pocas horas de cometido el crimen en la que Pérez Amézquita habla con un subalterno al que le pregunta “¿qué decía el hp?” haciendo referencia al excombatiente de las Farc. Su interlocutor le responde “usted y yo sabemos que el man estaba delinquiendo”.

En la conversación también se hace referencia a la presencia de la comunidad en la escena del crimen y la voz al otro lado del teléfono le dice al oficial que “son dos o tres los que están armando el alboroto”. La contestación del coronel fue contundente: “de todas formas, chequéelos, chequéelos, porque ellos son los que siguen”.

El interlocutor de Pérez era el cabo Daniel Eduardo Gómez, el militar que en noviembre pasado logró un preacuerdo con la Fiscalía tras ser acogerse a cargos por ser el militar que accionó en cuatro oportunidades el arma contra Torres.

La grabación fue hecha por el mismo Gómez, toda vez que el coronel le había advertido que ese tema no lo hablaran por el radio oficial de comunicaciones, sino que lo hicieran vía celular. Dice el fiscal del caso que Gómez sospechó de esa instrucción por lo que optó por activar el altavoz de su móvil y pedirle a un soldado que hiciera el registro de la llamada.

“La evidencia que le hemos presentado son realmente superlativos para pedir la medida de aseguramiento. A mayor gravedad de la conducta cobra relevancia la restricción de los imputados ante un delito de esta naturaleza”, añadió el fiscal.

El juez anunciará su decisión en la tarde de este jueves.

 

La tesis de la Fiscalía

 El homicidio de Dimar Torres tuvo su origen, conforme a la teoría de la Fiscalía, en un atentado al oleoducto Caño Limón Coveñas en el que murió un soldado de uno de los pelotones al mando del coronel Pérez. En ese momento, el oficial dio la orden de que se hallara al culpable de la voladura que ocasionó la muerte del uniformado.

El delegado del ente acusador insistió que el episodio “enervó los ánimos” de Pérez Amézquita, por lo que sus hombres se pusieron a la tarea de encontrar al responsable y concluyeron que había sido Dimar quien ordenó ubicar el explosivo.

A partir de ese momento, dijo el fiscal, “lo siguieron, le establecen rutinas, lo individualizan. El cabo Gómez Robledo crea un grupo de WhatsApp para mantener control de Dimar”. Frente a la información obtenida llegó la orden de Pérez: “A ese man no hay que capturarlo, hay es que matarlo”.

“Usted como superior con las órdenes impartidas a sus subalternos lo determinó para cometer el crimen de Dimar Torres. Sus órdenes de matar (a Dimar) fueron concretas y directas. Fue un acto absoluto de venganza”, indicó el fiscal.

Pérez Amézquita no aceptó los cargos por ser el presunto de determinador de la conducta de homicidio en persona protegida. A los soldados Casilimas, Alarcón y Buriticá se les endilgó el mismo delito, pero bajo la categoría de cómplices.

 

Dato

Dimar Torres, fue asesinado en abril del año pasado en la vereda Carrizal del municipio de Convención, Norte de Santander.

RESUMEN AGENCIAS

Comentarios