Ecopetrol y su reto de recuperación productiva y empresarial

Crédito: Colprensa - EL NUEVO DÍA
Pese al persistente optimismo por parte de los directivos de Ecopetrol, no cabe duda de que su más reciente informe de rendimientos financieros es un reflejo inequívoco del golpe sufrido por el sector por parte de la pandemia del Covid-19.
PUBLICIDAD

Una caída del 71,6 % representa, para algunos analistas, la inexistencia de un panorama claro para la petrolera colombiana y un campanazo para la economía, que ve en el ‘oro negro’ una inagotable fuente de ingresos.

“En el caso colombiano, estamos no solo hablando de las utilidades de una petrolera, sino también la reducción de ingresos para el mismo Gobierno Nacional a partir de todos los impuestos que se le cargan a un galón de gasolina”, señala el presidente de Fedispetrol, Álvaro Younes.

Y es que las ventas de la compañía entre julio y septiembre del año en curso dieron como resultado un total de 855.000 millones de pesos que, comparados con los 3,1 billones registrados en el mismo período correspondiente al 2019, son un llamado de atención para la recuperación de las cifras.

Younes señala que a la pandemia se sumó un fenómeno que comenzó a evidenciarse desde los últimos meses del año pasado: una sobreoferta y precios bajos que terminaron por afectar a productores como Ecopetrol. En el Contexto de esa ‘tormenta perfecta’, como la denominaron algunos expertos, comenzó a verse el golpe financiero de la compañía.

En el primer semestre (enero-marzo), Ecopetrol obtuvo de sus ventas 133.000 millones de pesos. En el segundo semestre, el valor se contrajo hasta 25.000 millones.

Ante esos resultados, el presidente de la compañía, Felipe Bayón, vio un punto de fortaleza desde el ámbito de la recuperación y señaló que “hay un incremento en la actividad, tenemos 350 frentes de trabajo y hemos logrado subir la producción”.

El directivo añadió que “los resultados operativos y financieros del tercer trimestre del año reflejan un mejor entorno de precios, la paulatina reactivación de la cadena integrada de valor del Grupo Ecopetrol y el efecto progresivo de las medidas de ajuste tomadas durante el primer semestre del año”.

Sin embargo, analistas como Younes consideran que el futuro de la petrolera está plagado de incertidumbres y que en Colombia debe darse un debate más profundo sobre la migración a otras fuentes de energía, sustancialmente en el sector del transporte.

“Ecopetrol sigue teniendo una caja fuerte, pero veo la necesidad urgente de un socio muy fuerte. Por lo demás, considero que los recursos de Ecopetrol no pueden convertirse en una fiesta para el bolsillo ajeno, pues deben ir destinados a solucionar los problemas del país. Creo que todos los fenómenos mencionados pueden contribuir a que Ecopetrol se fortalezca. Pero todo depende de dos cosas: encontrar más producto y que los precios se mejoren”, señaló Younes.

Pero el panorama internacional de precios tampoco parece ser muy positivo. Los rebrotes de Covid-19 en varios países del mundo generaron que el barril de Brent (referencia comercial para Colombia) registrara una caída de 5,51 %, llegando a un precio de 37,39 dólares.

Las altas posibilidades de que ciudades y países enteros vuelvan a un confinamiento general han terminado por minar la confianza de inversionistas que ya han sido testigos de los estragos de la pandemia en la industria petrolera.

“No podía esperarse un resultado distinto. Pese a las medidas adoptadas por la empresas y su eficiencia corporativa, el mercado global de petróleo continúa muy golpeado. En los últimos meses la referencia Brent ha estado por debajo de los 40 dólares por barril. Y la producción desde abril se ha visto reducida por efectos de la nueva realidad que ha dejado la pandemia”, señaló el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), Francisco José Lloreda.

Dijo, sin embargo, que “esta es una industria de ciclos; Ecopetrol es una empresa muy sólida. Antes la empresa está arrojando números que no son rojos, lo cual es una gran noticia”.

COLPRENSA

Comentarios