Imputarán a tres policías por cuatro muertes en protestas de septiembre

Crédito: EFE / EL NUEVO DÍALa muerte de Javier Ordóñez a manos de la Policía desencadenó una ola de protesta social que dejó, al menos, 11 muertos.
Por la muerte de tres hombres y una mujer en las pasadas protestas del 9 de septiembre en Bogotá, fueron citados a audiencia de imputación tres funcionarios de la Policía nacional.
PUBLICIDAD

Esta audiencia se llevará a cabo el próximo 18 de enero, y tiene que ver con el uso de armas de fuego por parte de las autoridades durante estas manifestaciones.

Donde según la Fiscalía, en primera medida un adolescente de 17 años y un joven de 23 recibieron varios disparos en inmediaciones del CAI Verbenal. 

Las otras dos personas muertas, una mujer de 27 años y un hombre de 29, fueron heridas con armas de fuego en los barrios Aures y Rincón, respectivamente.

De acuerdo con el material probatorio obtenido por personal del CTI y fiscales de la Unidad de Vida de la seccional Bogotá a los uniformados se les imputará el delito de homicidio.

Estos hechos ocurrieron en el marco de una intensa jornada de protestas en rechazo a la muerte del abogado Javier Ordóñez, quien murió a mano de dos agentes de la Policía, las cuales dejaron un saldo de 14 personas fallecidas.

La Fiscalía señaló que dos de las víctimas son un menor de 17 años y un joven de 23 que recibieron varios disparos en inmediaciones del CAI del barrio Verbenal, en el norte de la ciudad.

“Por disposición del Centro de Servicio Judiciales de Paloquemao, la audiencia se cumplirá el próximo 18 de enero”, agregó la Fiscalía.

 

El caso Ordóñez

En octubre pasado, la Procuraduría (Ministerio Público) inhabilitó y suspendió por 20 años a los agentes de la Policía Camilo Lloreda y Harby Rodríguez por los delitos de abuso de autoridad y el asesinato de Ordóñez.

La Procuraduría estableció que el procedimiento policial en el que Ordóñez recibió múltiples descargas eléctricas no ocurrió en la forma como lo relataron los uniformados, pues los videos de las cámaras de seguridad del lugar demuestran que la intervención de los agentes no obedeció a un intento por disolver una riña, como ellos habían dicho.

COLPRENSA, EFE

Comentarios