Empresarios piden pista en el Plan de Vacunación

Crédito: Vanguardia / EL NUEVO DÍAEn Colombia, la vacunación comenzó el pasado 17 de febrero con la aplicación de los biológicos al personal de la salud y en algunas ciudades ya se comenzó también con las personas mayores de 80 años.
El presidente Iván Duque confirmó que Colombia será el primer país de América Latina y uno de los primeros en el mundo en recibir vacunas contra la Covid-19 por medio del mecanismo Covax, luego de que esta semana Ghana recibiera 600.000 dosis de la vacuna de AstraZeneca.
PUBLICIDAD

Un estudio de Our World in Data indica que Colombia aplica 0,02 dosis diarias por cada 100 personas, esta cifra a corte del 26 de febrero. 

Y, de acuerdo con el Ministerio de Salud con corte al 28 de febrero, ya se han aplicado 130.578 vacunas contra la Covid-19. 

Ante este panorama, que para algunos expertos el ritmo es lento, es por lo que la semana pasada el presidente de la Andi, Bruce Mac Master, se refirió al papel que podría jugar el sector privado en la adquisición de dosis de vacunas contra la Covid-19. Para ello resaltó la importancia de la ampliación de vacunas, dado el impacto en la reactivación económica.

Según Bruce Mac Master, se tienen ofertas para obtener entre 10 y 15 millones de dosis de vacunas para mayo de 2021. 

Sobre esta propuesta, Carlos Trillos, médico epidemiólogo y docente de la Universidad del Rosario, argumenta que “en la actualidad el Decreto 109 de 2021, en el artículo 26, establece que el Ministerio de Salud determinará cuándo las empresas o instituciones privadas podrán importar y comercializar las vacunas, lo cual aún no ha ocurrido”. 

Considera el experto que actualmente hay una disponibilidad limitada de vacunas a nivel mundial, dada la demanda de los diferentes países y la capacidad de producción de los laboratorios, la cual puede generar retrasos en entregas y coberturas. 

Compras privadas en momentos de escasez compiten con los gobiernos y el mecanismo Covax para la adquisición de vacunas, lo cual podría interferir con los programas en diferentes países, con demoras que podrían afectar a los más vulnerables a la enfermedad, como los adultos mayores y personas con comorbilidades, incluidos en los planes estatales en las diferentes regiones. 

Hay que recordar que el Gobierno ha insistido en que la meta es lograr la inmunidad de rebaño y para eso se deben vacunar a 35,2 millones de personas, más o menos, siguiendo el plan por fases que estableció el Ministerio de Salud, y que se inició por el personal de salud de primera línea, personas mayores de edad y ciudadanos con comorbilidades.

Sin embargo, Jaime Alberto Rendón Acevedo, director del Centro de Estudios e Investigaciones Rurales, de la Universidad de La Salle, considera que en otros países los gobiernos han sido proactivos con el tema de las vacunas y no ha habido la necesidad de la presencia de otro tipo de sectores para el tema de la vacunación. 

Sin embargo, en el caso de Colombia “nos ha cogido la noche y vamos no muy atrás frente a la región” en lo que respecta a los planes de vacunación.

Precisa que las vacunas no van a ser el elemento clave para la reactivación, pero sí van a ayudar a que se tengan unas mejores disposiciones y condiciones. También para llegar a unos niveles de inmunidad que permitan salir en búsqueda de esa reactivación. 

Precisamente, destaca Rendón Acevedo, que los gobiernos de Prosur están intentando crear un bloque para asegurar las vacunas (cuando hay países como Canadá que tienen contratadas vacunas para nueve veces su población y así otros como Estados Unidos y Europa), entonces “creo que el sector privado puede colaborar, y no solamente ellos, porque en días pasados el alcalde de Cali y la alcaldesa de Bogotá dijeron que estaban en disposición de adquirir vacunas y en este momento se trata de un propósito de país más que de una normativa única”.

Además, considera que los empresarios y entes territoriales podrían adquirir esas vacunas y bajo el principio de universalidad podrían aplicárselas a sus empleados y sus familias, de tal manera que eso incluso podría conducir a que el Gobierno pudiera concentrarse en los sectores más desprotegidos y más vulnerables. “Creo que hay que pensarlo en términos de país y no en quien hace qué”, agregó.

 

Mirar otras experiencias 

Moisés Idelfonso Cetré Castillo, docente de la Universidad Nacional, considera que en este tipo de fenómenos se analiza el contexto internacional y la información preliminar es que en México el gobierno posibilita a los empresarios privados hacer el mismo ejercicio de adquirir las vacunas, eso entendiendo la complejidad del tema y de sacar la economía del fondo en donde está y la importancia de reactivar el aparato productivo del país. 

De acuerdo con Cetré Castillo, cuando se trata del desarrollo social no es tarea de un solo agente, sino que se deben involucrar varios sectores y en esta propuesta de la Andi se debe conocer cómo fue la experiencia en México, porque de esta forma las empresas podrían vacunar a sus trabajadores y eso implicaría resolverle parte del problema al Estado.

 

Sin comercializar

Jaime Alberto Rendón Acevedo, director del Centro de Estudios e Investigaciones Rurales de la Universidad de La Salle, explica que para que los empresarios y privados puedan adquirir las vacunas contra la Covid-19, la condición tendría que ser una vacuna universal y gratuita.

Por ejemplo, una empresa con un determinado número de empleados decide que va a vacunar a sus empleados y su grupo familiar inmediato. 

“Sería una maravilla, pero tiene que ser gratuito y no puede ir al mercado, porque sino se convierte en otra cosa”, puntualizó.

Explica Rendón Acevedo que las empresas lo podrían hacer a través de recursos del componente de Responsabilidad Social y además obtendrían beneficios del Estado a la hora de pagar impuestos. 

Por su parte, Carlos Trillos, epidemiólogo y docente de la Universidad del Rosario, precisa que para garantizar que no se pierda el principio de universalidad se cuenta con la protección del Plan Nacional de Vacunación contra la Covid-19 y se garantizan todos los principios bioéticos contemplados en este.

NELLY VECINO PICO

Comentarios