EE.UU. frena la guerra comercial con China al suspender los aranceles

TOMADA DE INTERNET - EL NUEVO DÍA
Estados Unidos frenó los temores de una inminente guerra comercial con China al confirmar que ha suspendido la imposición de US$150 mil millones en aranceles a productos chinos, al menos mientras continúan las negociaciones para reducir el déficit comercial estadounidense respecto a Pekín.

El secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, anunció que su Gobierno ha accedido a suspender los aranceles como parte de un consenso alcanzado el pasado sábado con China, por el que ese país se compromete a aumentar sus compras de productos estadounidenses.

“Hemos acordado poner en suspenso los aranceles mientras ejecutamos el acuerdo marco” comercial, aseguró Mnuchin, y subrayó que esas tarifas “siempre pueden volver a imponerse” si fracasan las conversaciones con Pekín.

Mnuchin precisó que se refería a los aranceles por US$150 mil millones a cientos de productos chinos que el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó con imponer por temas de propiedad intelectual y para forzar a Pekín a equilibrar la balanza de pagos.

La suspensión llega días antes de que se completara el proceso para imponer esos aranceles a un primer tramo de productos chinos por valor de 50 mil millones, lo que probablemente habría llevado a Pekín a responder con sus propias barreras comerciales a productos agropecuarios estadounidenses.

Mnuchin aseguró que el secretario de Comercio de EE.UU., Wilbur Ross, visitará pronto China con una delegación para concretar los detalles del acuerdo por el que Pekín se compromete a aumentar sus compras de productos agrícolas y energéticos estadounidenses.

Reuniones de negociación

Una delegación liderada por el viceprimer ministro Liu He, asesor económico del presidente de China, Xi Jinping, visitó la semana pasada Washington y mantuvo reuniones con Trump y su equipo negociador, del que forma parte Mnuchin.

El objetivo era acercar posturas para evitar una guerra comercial y las negociaciones se cerraron este sábado con un comunicado en el que ambas potencias se comprometían a “reducir sustancialmente el déficit comercial” de EE.UU. respecto a China, que en 2017 alcanzó el récord de US$375.000 millones.

“China aumentará significativamente sus compras de bienes y servicios de Estados Unidos”, indicaba el comunicado.

RESUMEN AGENCIAS

Comentarios