La última etapa de Juan Carlos I: de la abdicación al descrédito

Crédito: AFP - EL NUEVO DÍAEl monarca emérito, que gobernó durante 39 años en España, está involucrado en un supuesto de blanqueo por cuentas bancarias en el paraíso fiscal suizo.
La abdicación del rey Juan Carlos I en junio de 2014 puso el broche a 39 años de reinado y marcó un punto de inflexión en su figura, que desembocó primero en su retirada de la vida pública hace un año y, ahora, en su marcha de España, anunciada ayer, ante el descrédito causado por sus presuntos negocios ocultos en Suiza.
PUBLICIDAD

Figura clave para la democracia española, el anterior jefe del Estado pasó a ser cuestionado por el Gobierno y por una parte de la clase política española, a la espera de si los fiscales del Tribunal Supremo deciden si hay o no motivos para abrirle causa penal por supuestos delitos cometidos cuando dejó de ser inviolable al ceder el trono a su hijo Felipe VI.

Desde su abdicación, el rey emérito tuvo un protagonismo en actos oficiales que desembocó en su decisión de poner fin a su labor institucional en junio de 2019 con una carta enviada a Felipe VI.

Las investigaciones de la Fiscalía de Ginebra sobre donaciones presuntamente vinculadas con Juan Carlos I, iniciadas en 2018 pero que no se conocieron hasta marzo de este año, dieron comienzo a los actuales problemas del rey emérito, que lo llevaron ayer a tomar la decisión de abandonar España.

El primer fiscal de Ginebra, Yves Bertossa, investiga desde hace dos años donaciones millonarias vinculadas con Juan Carlos I y su antigua amiga íntima Corinna Larsen, ante la sospecha de que se tratara de operaciones de blanqueo de dinero.

Con una movilidad física cada vez más afectada, el monarca emérito de 82 años volvió al quirófano en agosto de 2019 para someterse a una delicada intervención de corazón que se desarrolló con éxito.

Juan Carlos I fue visto por última vez el 16 de junio pasado, cuando acudió a una clínica de la capital española para someterse a un chequeo médico.

 

Dato

El 15 de marzo, el rey Felipe VI renunció a la herencia de su padre y le retiró la retribución del Estado, aunque siguió manteniéndolo como miembro de la familia real.

AGENCIA, MADRID

Comentarios