Louisville, en alerta ante nuevos disturbios raciales en EE.UU.

Crédito: AGENCIA / EL NUEVO DÍALos disturbios fueron desencadenados por la decisión de un jurado de no imputar de asesinato a los agentes implicados.
Louisville, nuevo epicentro de las protestas raciales en EE.UU., se prepara ante el peligro de que se reproduzcan los disturbios de anoche, en los que dos policías resultaron heridos de bala y hubo decenas de detenidos.
PUBLICIDAD

El joven que en la noche del pasado miércoles disparó a los agentes durante las protestas raciales por el caso de Breonna Taylor, fue acusado ayer de dos cargos de agresión contra la Policía.

El hombre, identificado como Larynzo Johnson, de 26 años, fue detenido la noche del miércoles después del incidente y, según las autoridades de Louisville, ha sido acusado de catorce cargos de imprudencia temeraria y dos de agresión a un oficial de la Policía.

Según la citación judicial, Johnson demostró “una enorme indiferencia por el valor de la vida humana”, poniendo a los agentes en peligro de muerte o de sufrir lesiones graves.

El alcalde de Louisville, el demócrata Greg Fischer, informó que uno de los agentes heridos fue dado de alta ayer del hospital al que había sido llevado, donde recibió tratamiento por la herida de bala en una pierna.

Según Fischer, el otro policía se recupera del balazo que recibió en el abdomen, que requirió una intervención quirúrgica, pero sin que su vida corra peligro.

Breonna Taylor, una operadora de emergencias médicas de 26 años, murió en marzo de este año en Louisville por los disparos de un grupo de policías que, de noche y vestidos de paisano, irrumpió en su casa durante una operación antidroga y cuando ella estaba en la cama.

 

DATO

El agente acusado, Brett Hankinson, quedó libre tras pagar una fianza de 15.000 dólares, mientras que el jurado halló “justificada” la actuación de sus compañeros.

AGENCIA LOUISVILLE

Comentarios