“Infiltrados” podrían estar tras la quema del Congreso de Guatemala

Crédito: EFE / EL NUEVO DÍA
Integrantes de las fuerzas de seguridad se enfrentaron a manifestantes mientras protestaban en contra del Gobierno del presidente Alejandro Giammattei en Ciudad de Guatemala.
El diputado guatemalteco de oposición Orlando Blanco dijo que sospecha que existieron “infiltrados”, probablemente pandilleros, en las manifestaciones del pasado sábado en contra del Gobierno y que podrían estar involucrados en la quema del Congreso.
PUBLICIDAD

Blanco indicó además que es posible la participación en el incendio de “personal interno” del mismo Parlamento guatemalteco, ubicado en el centro de la capital del país.

“Nosotros conocemos el Congreso. Este hecho no se habría perpetrado sin la participación de personal interno del Congreso”, argumentó Blanco, de la agrupación política Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).

Las palabras del legislador se registraron en rueda de prensa dentro del mismo Congreso guatemalteco, que fue quemado por supuestos manifestantes encapuchados en la tarde del sábado con daños en un 15 o 20% de sus instalaciones, aunque las autoridades aún lo evalúan.

Blanco dijo que es sospechoso que “desde el día viernes se había alertado por la dirección general del Congreso para que no hubiera ninguna presencia de trabajadores acá”.

“La información que nosotros tenemos es que los actos perpetrados iniciaron por una serie de jóvenes que fueron infiltrados. Estos jóvenes pertenecen a las denominadas ‘maras’ (pandillas)”, subrayó el diputado.

“Y estamos indagando si también hay miembros de fuerzas de seguridad que se hubieran prestado a esta situación”, añadió Blanco.

 

Operativo planificado

De acuerdo con el diputado, el supuesto “operativo” de los infiltrados “empezó desde horas antes del inicio de la manifestación” ya que “estas personas” estaban frente al Congreso desde el mediodía.

Blanco instó al presidente del Congreso, Allan Rodríguez, de la agrupación política Vamos, a dar “respuestas” con respecto al tema.

A primera hora de ayer, el vicepresidente guatemalteco, Guillermo Castillo, ya había expresado sus sospechas por la manera en que fue incendiada una parte del Congreso por parte de supuestos manifestantes.

“Genera dudas la quema del Congreso y lo sucedido a su alrededor”, puntualizó el abogado y empresario, de 54 años.

 

Los incidentes del sábado

La manifestación del sábado estaba convocada para un par de horas después del mediodía frente al Palacio Nacional de la Cultura, sede del Gobierno, ubicada en el centro de la Ciudad de Guatemala.

Sin embargo, minutos antes, a aproximadamente un kilómetro de distancia, en el Congreso, cientos de encapuchados tomaron las instalaciones del Parlamento y les prendieron fuego a varias oficinas hasta ser desalojados por fuerzas de seguridad y cuerpos de bomberos, que apagaron el incendio.

Las fuerzas de seguridad detuvieron a más de 30 personas horas después en distintos enfrentamientos con la policía.

 

 

EFE

Comentarios