Trump no irá a investidura de Biden; demócratas quieren echarlo antes

Crédito: EFE / EL NUEVO DÍAMicah Wedemeyer sostiene un cartel pidiendo la destitución de Donald Trump, durante una pequeña protesta en Atlanta, después de que el Capitolio de Estados Unidos fuera asaltado por los partidarios del presidente saliente.
La mayoría de los demócratas y muchos republicanos responsabilizaron directamente al presidente Donald Trump de incitar las protestas violentas que terminaron con la toma violenta del Congreso estadounidense.
PUBLICIDAD

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció ayer que no asistirá el 20 de enero a la investidura del demócrata Joe Biden, mientras los demócratas se esfuerzan en garantizar que así sea, pero, porque para esa fecha esté ya fuera de la Casa Blanca gracias al juicio político al que quieren someterlo.

En un lacónico tuit, Trump anunció: “A todos los que me han preguntado, no iré a la toma de posesión el 20 de enero”.

Pese a que se trata de algo inédito en la historia reciente de los Estados Unidos, existen antecedentes de la ausencia del gobernante en ejercicio a la transmisión de mando de su sucesor, aunque la última vez que eso ocurrió fue hace 152 años.

El anuncio de Trump es la paletada de arena después de la de cal del pasado jueves, cuando finalmente reconoció por primera vez explícitamente su derrota en las elecciones de noviembre de 2020.

En otro mensaje anterior a los “75 millones de grandes patriotas” que votaron por él, prometió que “no se les faltará el respeto ni serán tratados injustamente de ningún modo, manera o forma”.

 

¿Cambio de actitud?

Agobiado por el escándalo que supuso que una multitud de trumpistas asaltaran el Congreso el miércoles para interrumpir la sesión que validaba la victoria electoral de Biden, tras haber sido arengados por él, Trump parecía haber cambiado de actitud cuando prometió una transición “tranquila, ordenada y sin problemas”.

El pasado jueves también condenó el asalto al Congreso, en el que murieron cinco personas, incluido un policía, y prometió que aquellos de sus seguidores que cometieron crímenes durante esa acción “pagarán por ello”.

 

Pence cobra relevancia

Sin la presencia de Trump, se espera que el vicepresidente, Mike Pence, asista a la transmisión de mando, según informaron fuentes cercanas a los preparativos citadas por los medios locales.

Pence parece haber caído en el ostracismo después de que Trump lo llamara cobarde el miércoles por no haber revocado la victoria electoral de Biden en la sesión del miércoles, algo para lo que no tenía capacidad legal pese a estar presidiendo la sesión.

Por su parte, Biden, celebró ayer que el mandatario saliente, Donald Trump, no vaya a asistir a su investidura, al asegurar que es “una de las pocas cosas” en las que ambos están de acuerdo, aunque confió en que el vicepresidente Pence, sí vaya.

Tanto por esas maniobras como por el grave asalto al Congreso que instigó, los demócratas han pedido a Pence que recurra a la Enmienda 25 de la Constitución y destituya al gobernante.

 

Enmienda 25

La Enmienda 25, creada para despejar dudas constitucionales en casos de problemas de salud del gobernante, permite destituir al presidente si el vicepresidente y una mayoría del gabinete lo decide alegando incapacidad “para ejercer los poderes y deberes del cargo”.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Charles Schumer, y la presidenta de la Cámara baja, la también demócrata Nancy Pelosi, llamaron este jueves a Pence para hacerle esa petición.

“Todavía esperamos saber de él lo antes posible con una respuesta positiva sobre si él y el gabinete honrarán su juramento a la Constitución y al pueblo estadounidense”, declaró ayer Pelosi.

En una declaración, la líder demócrata, que acusa a Trump de “incitación a la insurrección”, aseguró que “si el presidente no deja el cargo de manera inminente y voluntaria, el Congreso procederá con nuestra acción”, que recordó el caso de Richard Nixon de hace casi medio siglo.

De concretarse esta amenaza, Trump se convertiría en el primer presidente de EE.UU. en ser objeto de dos juicios políticos.

Sin embargo, de ser finalmente objeto de un juicio político en las menos de dos semanas que le restan de Presidencia, es improbable una destitución de Trump, lo que requeriría el respaldo del Senado.

Igualmente, Pelosi  indicó que ha conversado con los mandos militares para impedir que Trump, pueda emprender acciones belicosas, incluido el uso de armas nucleares, en los últimos días de su mandato.

 

“Esto sí es EE.UU.”

Las escenas en el Capitolio dejaron en shock a cientos de políticos y comentaristas blancos en todo el país, que repitieron que no podían creerse que ese episodio hubiera ocurrido en Estados Unidos, el faro de la libertad, el referente de la democracia.

Muchos confiaron en que solo fuera un último estertor de la convulsa Presidencia de Donald Trump, del racismo y el extremismo que ha alimentado durante sus cuatro años en el poder, y que en dos semanas el país pudiera volver a ser el espejo en el que se mira el mundo.

 

caso criminal por policía muerto; buscan a 26 personas

La Fiscalía General de Estados Unidos abrirá un caso criminal federal por la muerte de un policía en el asalto al Congreso perpetrado por seguidores radicales del presidente Donald Trump el  pasado miércoles, informaron ayer medios locales.

El agente de la Policía del Capitolio, Brian Sicknick, fue una de las cinco víctimas mortales del asalto llevado a cabo por los seguidores de Trump para interrumpir una sesión en la que se certificaba la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Debido a las críticas recibidas por el pobre dispositivo de seguridad establecido en torno a la sede legislativa ante una protesta convocada hacía días, el jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, anunció este jueves su renuncia.

Igualmente la Policía de Washington publicó las imágenes de 26 personas buscadas por el asalto al Capitolio.

El FBI también está investigando la aparición de dos bombas de tubo que fueron recuperadas en las sedes de los comités nacionales republicano y demócrata.

 

DATO

Seguidores del presidente saliente Donald Trump están organizando una toma de posesión en formato digital que tendrá lugar en paralelo a la de Joe Biden, el 20 de enero.

 

DATO

68 personas fueron arrestadas, 15 de ellas inculpadas, tras el asalto del miércoles al Capitolio de EE.UU.

EFE

Comentarios