En tus garras encomiendo mi espíritu

EL NUEVO DÍA