Triple duelo y doble moral

* Rodeada por la familia y amistades, entre quienes estaban músicos, sin perder la sonrisa que siempre la acompañó en su meritoria vida como investigadora, formadora de profesionales comprometidos con el país-profesora emérita de la Universidad Nacional –y demócrata ejemplar, así, con la cara de satisfacción por lo aportado al Tolima y al país, Angela Inés Guzmán se fue con la tranquilidad y la alegría del tolimense que disfruta su Bunde.

* Ramiro Lozano Neira fue el hombre de la Cruz Roja del Tolima, un buen liberal y un demócrata que creyó en la paz y luchó por ella. Fue mucho lo que logró rescatando secuestrados, aun corriendo riesgos personales. Fue ejemplo de generosidad, lealtad, amor por el Tolima y de humildad. Un buen hombre que merece de despedida un gesto de solidaridad con su familia y un abrazo póstumo berracamente tolimense. Lo despedimos mañana por la mañana en la Catedral.

* Humberto González Ruiz, el recordado Negro Pingo, dio la batalla para crear el Deportes Tolima y trabajó incansablemente para posicionar el fútbol como elemento importante de integración y de recreación. Fue un gran colaborador de los primeros festivales folclóricos, pero su vida y pasión fue el fútbol, hasta cuando la salud se lo permitió. Dejó un legado que el Tolima le agradece y por el cual será recordado con el cariño que se siente por quienes lucharon por el bienestar de sus coterráneos.

* Los dioses y las religiones fueron creación de los hombres. Miles de años antes de la era cristiana existieron dioses, coincidencialmente nacidos el 24 de diciembre, con todo el cuento del solsticio de invierno y el nacimiento del sol. Con el paso de los siglos se llegó a las religiones monoteístas, las de la nueva ola y las de moda, que nada tienen de original y que para tratar de demostrarlo, cada una a su manera, han caído en la bajeza de los odios, el fanatismo y la violencia, mandando al carajo lo que dicen los textos sagrados sobre el respeto a la vida.

Las cruzadas y la inquisición no son lejanas y las heridas no se han curado. Pero que en pleno siglo XXI se asesinen caricaturistas por tomar del pelo o mamar gallo utilizando personajes religiosos, debe ser rechazado por todas las personas sea cual sea la religión que profesen, o no crean en ninguna. La libertad de cultos o creencias religiosas, necesita de la libertad de expresión, para existir y poder captar adeptos. El fanatismo encubierto de religiosidad, como ocurrió en París, cuna de los Derechos Humanos, no tiene razón de ser y debe ser mandado al carajo.

Otra vaina son las manifestaciones contra la violencia y por la democracia organizadas por los países que han promovido y lideran la violencia y el terrorismo a nombre de lo que entienden por democracia. La doble moral no es nueva.

* Las defensoras de los derechos de la mujer y quienes rechazan la violencia de género, guardan silencio frente al homenaje que con telenovela le rinde RCN al condenado por el asesinato de Doris Adriana Niño. A lo mejor ya están tramitando la beatificación de Pablo Escobar y al monseñor de las esmeraldas le deben estar exigiendo que los invite a la metida de Víctor Carranza al santoral nuevo del país. ¡Qué doble moral tan berraca!

* Cincuenta horas necesitaron los servicios de investigación y de defensa de Francia para poner punto final al ataque terrorista de París. Un ejemplo que debe causar vergüenza a la justicia colombiana, que no logra esclarecer del todo el caso del humorista Jaime Garzón y que después de más de medio siglo no señala quienes son los autores intelectuales del asesinato de Gaitán. Falta que nos salgan con el cuento que los asesinados miembros de la Unión Patriótica, las víctimas de los falsos positivos y Álvaro Gómez Hurtado se suicidaron. Con razón Andrés Pastrana puso en la Fiscalía a un criminal de la talla de Luis Camilo Osorio. Y para completar el cuadro, Ernesto Samper representa a Colombia en Unasur. Tanta doble moral nos sigue jodiendo.

* El cianuro y el mercurio envenenan los ríos y acaban con la pesca y la agricultura.

Comentarios