Solo lágrimas

De malas Santa Isabel. Desaparecieron los osos perezosos que en buena cantidad vivían en la quebrada Las Mellizas y recientemente asesinaron a “Cejas” (Carlos A. Arenas), el campesino de los paseos de avistamiento de el cóndor por la finca a su cuidado, en el páramo que cuidaba con esmero, deja una hija bachiller que desea estudiar para ser Maestra y por carencia de recursos espera la solidaridad de quienes conozcan su caso.