El Panóptico de Ibagué

24 May 2015 - 5:01am

El Panóptico de Ibagué

Publicada por
PABLO ISAZA, M.D.
Autor:

El panóptico de Ibagué es una de las joyas arquitectónicas como prisión existentes en Colombia y en el mundo. Si bien su construcción se inicio por 1890 su inspiración, como la de otros panópticos, nace en 1791 cuando el filosofo, político y economista Jeremy Bentham publica en Londres su libro “The Panopticon” en el cual expone la idea de una forma de prisión que, cumpliendo con los requisitos de reclusión, reemplace anteriores formas de internamiento en las cuales era necesario tener muchos vigilantes. La palabra panóptico viene del griego “ver”. Jeremy tomo la idea de su hermano Samuel quien había trabajado en Rusia para el Príncipe Potemkin, observando fábricas circulares en las cuales un solo inspector supervisaba muchos obreros.

La idea del panóptico, “ver todo”, fue concebida por Bentham como un edificio circular con celdas de prisioneros dispuestas alrededor de la pared exterior y el punto central dominada por una torre de inspección. Desde este edificio, inspector de la prisión podría ver las celdas en cualquier momento sin que los presos pudieran verlo. Bentham introdujo el concepto como una penitenciaria progresista y humana. Una ventana en la pared hacia el exterior del edificio y una reja hacia el interior del edificio permitiría que la luz pasase a través de la celda.

La idea del filosofo Bentham fue acogida en varias partes del mundo. A fines de 1840, el Presidente de Colombia, Tomas Cipriano de Mosquera contrata al arquitecto ingles Thomas Reed para que elabore los planos de una penitenciaria. Se empezó a construir en 1874 y se terminó en 1905. El edificio no es circular sino de forma cruciforme. El panóptico de Bogotá, desde 1948, ha sido el hogar del Museo Nacional de Colombia.

En el Tolima a partir de 1880 se pensó construir una prisión que albergara la población carcelaria dispersa. Se alcanzaron a hacer gestiones para ubicarlo en Mariquita. La “Leí 6ª del Estado Soberano del Tolima emprenderá la construcción de un Panóptico en la aldea de Mariquita que sea capaz para contener de doscientos a trescientos reclusos”. Posteriormente se situó en Ibagué. Se iniciaron las actividades a partir de 1890 extendiéndose hasta los inicios del Siglo XX. El 6 de Marzo de 1901 por decreto No 85 se ordena que se continúen las obras del Panóptico. Se nombra al Ingeniero Lisandro I. Herrán como Director Administrador de la Obra. En 1904 la viruela y el tifo en los presos de otras cárceles obligan a terminar las obras para ocuparlo parcialmente.

La Joya Universal de Ibagué, con mayúscula, comparte su parentesco con el Panóptico de Santo Estefan, Italia (1795); el Pavilhão de Segurança, Portugal (1892); el de San Petersburgo, Rusia (1802); el Mataró, España (1603); el de Ginebra, Suiza (1865); el de Illinois (1925); la Prisión Modelo de Cuba (1935). Existe además un panóptico en México.

Actualmente la Joya Arquitectónica de Ibagué se encuentra postrada. ¿Será que tantas alcaldías de Ibagué, que la han descuidado, no saben de su alta alcurnia y su distinguido linaje?

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.