Vacunarse contra la ignorancia

Ayer en la mañana escuchaba al profesor Carlos Quimbayo en La Prensa Hoy, mencionar que, en Alabama, Estados Unidos, están puerta a puerta buscando a la gente para vacunarse, pues pese a la disponibilidad y fácil acceso al biológico, todavía existen personas que no han querido aplicárselo, ya sea por temor, cuestión religiosa o simple y llanamente porque no se les ha venido en gana hacerlo.
PUBLICIDAD

Dentro de esa población, desafortunadamente, los casos más frecuentes son de las personas jóvenes, pues a diferencia de los juiciosos adultos mayores, un rango entre los 18 y los 35 han decidido dejar a la suerte, no solo su salud, sino la de sus familiares y entornos cercanos. 

Tristemente los reportes de las autoridades sanitarias en Colombia, evidencian que las personas que en los últimos días han fallecido de Covid-19 son personas relativamente jóvenes que no alcanzaron a recibir la vacuna, y otros, que se han negado a recibirla. 

Dentro de las excusas comunes están que las vacunas se encuentran en fase experimental, o que ninguna de ellas sirve, o hace parte de un plan maligno de Rusia para controlar la mente de las personas.

Ya está científicamente comprobado que la vacuna ya sea Pfizer, Sinovac, Janssen o Moderna, funcionan y evitan que el virus mate a las personas. Científicos, doctores, profesores, e investigadores han hablado hasta el cansancio de la efectividad de las mismas, y la necesidad de que la población mundial esté vacunada. 

Por ello y ante la negativa de algunos, que también deberían vacunarse contra la ignorancia, no estaría de más pensar en Colombia, en implementar la obligatoriedad de la misma, ya sea para entrar a lugares públicos, instituciones o eventos. Que el carnet de la vacuna se convierta en la nueva contraseña, tal y como lo han querido premiar algunos centros comerciales que anunciaron descuentos en sus productos para los vacunados.

Colombia está muy cerca de abrir la vacunación para toda persona mayor de 18 años. Ahí ya no puede haber excusa que valga. 

Elige un trabajo que ames, y no tendrás que trabajar un día en tu vida, Confucio

 

JUAN MANUEL DÍAZ

Comentarios