Se requiere una Asamblea nacional constituyente con plenos poderes I

Teniendo en cuenta el momento que vivimos los colombianos, lo que sucede en La Habana y desde luego lo que tiene ver con el problema de la H. Corte Constitucional, eso es lo que se debe hacer, acudir a una asamblea como la aludida, esto para dictar una nueva constitución, rescatando lo que esté funcionando bien, mejorando lo que sea necesario y desde luego creando lo que resulte pertinente para lograr una verdadera nueva Colombia.

Las guerrillas no aparecieron de un día para otro y por los caprichos de una persona, desde luego que no. Eso lo sabemos todos. Hoy no podemos esperar que estos señores se vinculen sin más a lo que hoy es nuestro país, tantos años de lucha no puede quedar en un perdón, en unos puestos, en entregar las armas y en un trabajo.

Tenemos que repensar todo lo que tenemos, si es por las clases dirigentes, basta con hacer algunos cambios superficiales, aparentes, dar el perdón, que prometan no volver a incurrir en su alzamiento en armas, que participen en el congreso, tengan un trabajo y pare de contar. No habría cambios en el sistema económico, en la tenencia de la tierra, en el sistema político, en la redistribución de las riquezas naturales que tenemos etc.

Eso no tiene sentido ni para las guerrillas ni para la gran mayoría de todos los colombianos. No podemos permitir que la negociación en La Habana, lo que llegue al Congreso y lo que nos propongan sea liderado por el Presidente y la clase que este representa. Todos tenemos que opinar y meterle pueblo a esto.

Es el momento para una reforma agraria, urbana, política, educativa, financiera, judicial, lo que tiene ver con la vocación marina que deberíamos tener, la organización como estados federados, las relaciones internacionales, lo que ocurre con el Choco y con San Andrés.

Lo que tiene que ver con la reforma al sistema judicial, desde luego que se requiere una constituyente como la que se está proponiendo, es que las Cortes no tienen por qué tener que ver con la elección de altos funcionarios del Estado, deben llegar a estos puestos los mejores después de una práctica importante de su actividad y eso por concurso. No puede pasar de una corte a la otra salvo que lo logren por concurso. No pueden ser elegidos por el Congreso. Política cero, ni para allá, ni para acá.

No pueden litigar ante los que fueron sus colegas. Esto no lo puede modificar el Congreso actual, sus intereses no se lo permiten, eso lo debe de estudiar y decir una constituyente que no esté en el tejemaneje en el que nos encontramos. La clase dirigente no va a permitir de buenas a primeras que se discuta a fondo lo que somos como estado, eso les da miedo, quieren que todo se maneje sin entrar a tocar sus derechos y prebendas con las que vienen disfrutando desde cuando nos independizamos de España.

Por eso la salida es una constituyente nacional con plenos poderes para repensar el Estado Colombiano. Los políticos de siempre no quieren que esto se les salga de las manos. Lo que propone el Señor Presidente, por ejemplo, sirve de algo, esto mientras llega una solución de fondo.

Comentarios