Más allá de lo simple

Los gobiernos y los gobernantes serán recordados por sus obras, por sus acciones, por los hechos. En estricto orden de la evolución política de nuestra nación, atrás han quedado los discursos, los grandes oradores, el halago entre privilegiados y hasta los conciliábulos que se hacían para repartirse el poder, hoy en día los políticos integrales, los gobernantes integrales que resuelven los problemas estructurales, son los que emergen como nuevas figuras, para solucionar los acumulados problemas, las angustias y la insatisfacción ciudadana.
PUBLICIDAD

Una combinación entre el conocimiento técnico, habilidad de comunicación, carácter, pero por sobre todo gran sensibilidad humana y social, es la que forman ese ser integral para regir los destinos de una ciudad, de una región o de un país; la cercanía a la ciudadanía, el respeto por la ciudadanía y el trabajo incansable, solo son el resultado de una enorme vocación, a muchos les gustan los privilegios de la política, pero no la política, a muchos le gusta el poder de los gobiernos, pero no gobernar, y gobernar significa, no solo tener vocación para servir, sino alta cuota de sacrificio personal, físico y de los esquemas de la vida social, llámense estos homenajes fiesta o cócteles.

Quienes vivimos con intensidad el ejercicio de la política y la vida pública estamos por vocación dispuestos a todos esos sacrificios, pero también entendemos que los problemas que deben resolverse en una ciudad o en una región, son los problemas estructurales que impactan un contexto social determinado, ejemplo de ello es lo que hicimos en el sur del Tolima en materia vial y en materia de apoyo a los sectores agrícolas especialmente al café, el cacao o en el norte el aguacate o lo que resolvimos en la Universidad del Tolima, arrancándola de las garras de la politiquería y la corrupción para darle paso a una nueva historia en la UT.

Maquillar con acciones ornamentales, pequeñas cosas que resuelven mediáticamente alegrías pasajeras, momentos efímeros, impactos transitorios, argumentos fugaces, es muy irresponsable. Los problemas, que deben resolver los gobernantes son los de fondo, los estructurales, no los que adornan una calle, sino construir la calle, no los que resuelven el problema de la hoja de vida de un amigo, sino los problemas de empleo en una ciudad; por eso reconozco en el alcalde de Ibagué, su compromiso y acciones más allá de la jardinería, con los temas estructurales y trascendentales que no solo lograran la reactivación económica, sino las grandes obras de la ciudad. Ver más allá de lo simple, para simplemente resolver la realidad social, económica y ambiental de una ciudad o una región, esa es la real tarea, la honesta tarea, la que se demuestra en el hacer.

ÓSCAR BARRETO QUIROGA

Comentarios