Plan ‘Minerva’ del Ejército Nacional

28 Jun 2015 - 5:01am

Plan ‘Minerva’ del Ejército Nacional

Publicada por
PEDRO JAVIER ROJAS GUEVARA, Magister en Seguridad y Defensa Nacionales
Autor:

Estrategia innovadora y diferencial.

Efectivamente el Plan Estratégico “Minerva” para el fortalecimiento de la educación y la doctrina del Ejército 2015-2022, es una acertada y oportuna estrategia eminentemente militar, pero con un componente y enfoque académico fundamental, de la mano de las universidades más prestigiosas del País que lo hacen un plan innovador, diferencial y revolucionario.

No en vano, el señor General Jaime Alfonso Lasprilla Villamizar, Comandante del Ejército Nacional, durante la ceremonia de lanzamiento el pasado once de junio en el teatro Patria, con la presencia del Señor Ministro de la Defensa Juan Carlos Pinzón, se refirió a él como: “quizá el cambio estructural más importante en el último siglo”. Minerva le apunta al intelecto, a la mente y el corazón del hombre, sin duda, eje central de los ejércitos. En palabras del Ministro Pinzón: “La hoja de ruta de la modernización de las Fuerzas Militares para los próximos 15 años”.

Justamente, “Minerva” nace como una necesidad de alinear los planes estratégicos del sector Defensa y particularmente los de la Fuerza con un orden global, mediante una serie de propuestas, cuarenta y seis en total (46), que buscan perfeccionar el Ejército de hoy y el de mañana, en contribución al cumplimiento de las áreas misionales que demanda el Estado, apalancados en el conocimiento y enseñanza de la Ciencia Militar. Cabe destacar de manera especial, que el Plan Minerva, ya se encuentra inscrito como proyecto en el Banco de proyectos del Departamento Nacional de Planeación, como: “Mejoramiento de la enseñanza de la ciencia militar en el Ejército Nacional”, lo que garantiza su viabilidad y sostenibilidad presupuestal.    

El Ejército de Colombia se encauza de manera permanente a vencer los desafíos que enfrenta en la actualidad y a avizorar los del futuro. Esta realidad le exige que, en el contexto de sus sistemas de gestión estratégica, considere continuamente procesos de modernización y adaptación que le permitan desarrollar capacidades para dar respuestas oportunas, eficaces y sustentables a los requerimientos estratégicos que surgen del estudio del campo de combate, así como de los entornos nacional, regional y mundial.

Por lo tanto, la Fuerza se enfrenta a un ambiente operacional muy complejo e incierto que pondrá a prueba a comandantes, sistemas y subsistemas en muchos campos. La amenaza futura buscará tomar ventaja mediante la adquisición de nuevas tecnologías y el desarrollo de tácticas y estrategias para lograr la desestabilización de la fuerza militar y cumplir así sus objetivos. En tal sentido, el Ejército colombiano tiene un reto fundamental: formar líderes y unidades que respondan de manera efectiva y con un alto grado de adaptabilidad ante cualquier tipo de amenaza.

Justamente, el objetivo del Plan Minerva, es modernizar y adaptar el Ejército de hoy, caracterizado por un marcado prestigio e influencia mundial, y proyectarlo como la Fuerza Multimisión y polivalente del futuro, sobre la base del conocimiento y la enseñanza de la ciencia militar, dentro de una clara visión hacia el año 2030, bajo la existencia de una doctrina interoperable, y una real cohesión de la Fuerza, que garantizará su eficacia. En suma, esta innovadora y diferencial construcción institucional, reducirá la incertidumbre, es decir, deberá ser prospectiva y enfocada hacia escenarios futuros.

Igualmente, se destacan dentro del Plan “Minerva” seis propuestas bandera: Diamante (bilingüismo y postgrados en Colombia y el exterior), Dorsal (Funciones sustantivas de la educación), Dínamo (Activación de un Centro de entrenamiento de armas combinadas), Dionisio (Activación de un Centro de estudios e investigaciones militares con énfasis en el área socio-humanística), Derrotero (Certificación de comandantes e instrucción a todo nivel) y Da Vinci (Implementación de un gran Centro de desarrollo tecnológico); que junto con Damasco (Reforma a la doctrina) se constituyen en la columna vertebral del Plan “Minerva”. 

En conclusión, el Plan Minerva proporcionará las herramientas para la actuación idónea del soldado en tiempo de guerra y de paz, con la articulación armónica de todos los poderes del Estado. En efecto, Minerva se adapta al nuevo concepto de soberanía adecuándose a los procesos de globalización.

He aquí el gran reto para el Ejército Nacional, “prepararse adecuadamente para los nuevos desafíos mediante mejores estructuras, mayor capacitación, mayor posicionamiento y mayor fortaleza institucional”, tal como lo afirmó el señor General (R) Jorge Enrique Mora Rangel (2014), miembro del equipo negociador del Gobierno Nacional en el actual proceso de paz que se adelanta con el grupo terrorista de las Farc.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.