sssss

‘No voy a ser subordinada de Emilio Martínez’: Sandra Salazar 

Sandra Liliana Salazar, candidata a la Cámara por el Pacto Histórico.
Crédito: Cristhian Bonilla/EL NUEVO DÍA.
En entrevista, la cabeza de lista del Pacto Histórico a la Cámara por el Tolima dijo que su forma de hacer política es muy diferente a la que hizo su tío y actuará con independencia si llega al Congreso. Se declaró santista, defensora del Acuerdo de Paz y “soldado” de Petro.
PUBLICIDAD


¿Cómo pasó de Cambio Radical al Pacto Histórico?

 

Yo milité en Cambio Radical como parte de un grupo de jóvenes que lo veíamos como la renovación. Con su aval, fui candidata al Concejo de Bogotá hace casi ocho años, pero no  obtuve la curul. Luego renuncié al partido porque era incoherente seguir en un lugar donde no me sentía cómoda.

De ahí continúe laborando en el sector público, como asesora y enlace con varias entidades, y años más tarde empiezo a escuchar del proceso del Pacto Histórico y me interesé, en principio, no en ser candidata sino en aportar en la consolidación de la propuesta. Pero me empieza a picar el tema de una aspiración, me lo proponen, lo consideré y hoy estoy llevando el mensaje a cada casa.

 

¿Cuáles son sus identidades y quizás distancias con el Pacto Histórico?

 

Las identidades más importantes son la prioridad que el Pacto le da al sector agrario, pero, sobre todo, el compromiso con el Acuerdo de Paz, porque su implementación es la única garantía de que el Tolima tenga procesos de transformación en términos de desarrollo económico, infraestructura, educación. No tengo distancias. Me he sentido cómoda. Estoy construyendo mis propuestas hablando con la gente, pero también les he dicho que esto es un proceso. Ni Petro ni Sandra vamos a llegar con una varita mágica para que todo sea perfecto. Vamos a empezar a colocar los cimientos para que después vengan otros.

 

¿Qué modelo de desarrollo cree que debe tener el país y el Tolima?

 

Creo que desde el gobierno de Juan Manuel Santos veníamos siguiendo un norte que se frenó. Debemos mirar cómo volvemos a ese norte para el departamento y el país. Si el  Pacto no respetara esas raíces, no estaría acá. Tenemos que hacer un trabajo donde el desarrollo y el crecimiento, en todos niveles, sea sostenible. 

El Pacto plantea siete reformas legislativas, una de ellas tiene que ver con el agro. Necesitamos darle las garantías al sector agropecuario con enfoque de sostenibilidad. Miremos cómo los campesinos están sufriendo por los insumos, entonces miremos cómo los ayudamos a sacar insumos orgánicos. Necesitamos accionar el aparato estatal.

 

¿Usted se considera santista o defiende el legado de Juan Manuel Santos?

 

Sí, porque es el único presidente que de verdad que no solo le ha importado las minorías y la paz, sino que ha trabajado por eso. En sus gobiernos llegaron transferencias económicas, se mejoró el turismo, íbamos camino a una educación igualitaria. Eso no quedó en el discurso. Por eso me duele lo que está pasando ahora, porque los buenos proyectos y las buenas decisiones quedaron frenadas.

 

En estos días desempolvaron viejos trinos suyos en los que criticaba al senador Gustavo Petro. ¿En qué momento cambió de opinión sobre su proyecto político?

 

El día que nos sentamos a hablar personalmente. Fue una conversación en la que le dije que me daba miedo la radicalización (del discurso), porque nosotros, como familia, hemos sufrido atentados, nos intentaron secuestrar, hemos sido víctimas del conflicto. Él respondió cada pregunta y los miedos quedaron absueltos. Fue demasiado claro. Ese día me sentí cobijada y le dije que era un soldado más de él e iba a hacer todo lo posible para que su mensaje de transformación, así como yo lo he entendido, el resto de personas lo comprenda. Luego de hablar de él, decidí ser candidata.

 

¿Por qué cree que un proyecto alternativo en el Tolima esta vez sí tiene chance de tener representación en el Congreso?

 

La coyuntura que estamos viviendo. Ya nos cansamos todos. Necesitamos como país y  departamento avanzar. No más políticas públicas para cuatro años y los siguientes cuatro años vuelve otra política pública. Tienen que existir políticas decenales. Los insumos están más costosos, emprender cada día se vuelve más difícil, obtener un trabajo se volvió una oportunidad de una en 50 mil, el departamento no está reactivado, la inseguridad es compleja. Existe la ola vieja de la política que nos ha lastimado bastante y ha hecho que la gente no se sienta representada, pero ahora viene la ola nueva de la política. En la lista del Pacto, desde la diferencia, estamos representando a todo el departamento.

 

‘Hago la política con mi propio estilo’


 

Cree que sea un lastre el hecho de ser calificada como un delfín y ser conocida por ser la hija de la exsenadora Rosmery Martínez, la sobrina del exrepresentante Emilio Martínez…

 

No lo veo así. Me están aplicando un delito de sangre como si estuviéramos en un sistema inquisitivo y, bajo esa lógica, no tengo derecho a nada. Me siento orgullosa porque de Rosmery Martínez no se puede decir nada negativo. Ha sido una mujer excepcional y trabajadora, y un excelente ejemplo como madre. De mi tío, lo mismo. Obviamente se cometen errores, porque somos seres humanos, pero, en todo caso, yo hago las cosas de una manera diferente, con mi propio estilo de hacer política. Cuando voy a las casas, la gente no me recibe por ser hija o sobrina de… Somos más de 1.300.000 de tolimenses y necesitamos una voz que nos represente en el Congreso.

 

Pero supongo que su tío y toda su estructura va apoyar su candidatura…

 

Yo soy dueña de mi voto y estoy saliendo a convencer a la gente de que yo soy la opción que realmente va a llevar el trabajo del Pacto. Acá hay mucha gente, de diferentes corrientes, incluso del uribismo, que está diciendo que necesitamos cambiar esto. Si no es ahora, no es nunca. Si yo recibí el llamado y empecé a caminar en esa vía, hay otros. Por eso la lista del Pacto es divergente, porque no todos le apuntamos a lo mismo y eso es lo enriquecedor de la lista, que cada opción es real, está escuchando a la gente y está pensando en pro del departamento. 

 

¿Si llega al Congreso va a ser una subordinada del jefe de la casa política, Emilio Martínez, o va a actuar con autonomía?

 

Como abogada, entiendo que primero tenemos que tipificar el delito y, que yo sepa, ni Rosmery ni Emilio han sido condenados por ningún delito. Que ellos pertenezcan a algún clan, como si fuera narcotráfico, que lo único que han hecho es deteriorar y generar más cordones de miseria en nuestra Nación, pues no. Si eso fuera así, yo sería la primera en llevar a mi mamá a la Fiscalía. Yo no voy a ser subordinada de nadie, porque, además, soy un poquito rebelde. Solo tengo que subordinarme a la gente que marcó el tarjetón. 

 

En una reciente entrevista, Ariel Ávila, candidato al Senado por la Coalición Centro Esperanza, dijo que quería tener una fórmula a la Cámara en el Tolima, pero no lo hizo por Rosmery Martínez, en referencia a su candidatura, pues tiene límites que no iba a transgredir. ¿Qué le responde?

 

Él no podría tener fórmula por un tema de doble militancia, porque él no está dentro del Pacto Histórico. Esos son juicios de valor que durante años y años nos han rotulado. A él, como al resto de personas, lo invito a conocer.

 

¿Cómo va a financiar su campaña?

 

Estamos mirando si nos autorizan una campaña a través de Vaki, por lo de Cuentas Claras, porque ahora tiene responsabilidad penal. Pero mi papá y dos tíos me están ayudando. 


 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!

https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

Redacción El Nuevo Día.

Comentarios