Los retos para el próximo Presidente de Colombia

Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍA
Lograr la unidad nacional, garantizar la gobernabilidad, rescatar los Acuerdos de Paz y recuperar la economía son, entre otros, según expertos consultados, los grandes retos que tendrá el Presidente de Colombia en sus próximos cuatro años de Gobierno.
PUBLICIDAD

El próximo 7 de agosto, Gustavo Petro, asumirá como nuevo presidente de Colombia y desde ya se vislumbran varios retos y obstáculos que tendrá que enfrentar para sacar adelante al país en este cuatrienio.

Tras cuatro años del Gobierno de Iván Duque, los colombianos votaron apuntando hacia la necesidad de un cambio.

El presidente saliente entregará un mandato marcado por el incremento del asesinato de líderes sociales, las cruentas jornadas de protesta social y las cifras más bajas de popularidad para un gobernante en la historia reciente.

Un país que aún está golpeado por el impacto del coronavirus, el incremento del desempleo, la creciente inflación y el hambre.

En efecto, el panorama es bastante incierto, luego de dos años de pandemia, por los índices de pobreza, desigualdad, desempleo, violencia y desafíos significativos en áreas claves como la economía, la educación y el medio ambiente, temas en los que el nuevo mandatario tendrá que trabajar desde el día uno de su gobierno.

Expertos consultados consideran que varios son los retos del nuevo mandatario de los colombianos, pero los principales temas son: reconciliación nacional, reactivación económica y garantía de la seguridad ciudadana.

 

Unidad nacional

En ese sentido se refirió Mauricio Jaramillo, analista político y profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, quien advirtió que el primer gran reto tiene que ver con la unidad nacional, es decir, buscar la reconciliación y, a partir de ello, garantizar la gobernabilidad de todo un país.

Otro punto para él es la reactivación tras la pandemia, pues el país viene de un déficit fiscal muy alto, que supera los cinco puntos de regla fiscal, y eso habla de un esfuerzo muy grande que debe hacerse en esa materia y en la parte tributaria, para mantener algunas ayudas y seguir en el camino de la recuperación económica, porque los niveles de indigencia y pobreza crecieron como en el resto del mundo.

Y tercero: Colombia está en una encrucijada muy dura en materia de seguridad por el retorno de masacres, el asesinato a líderes sociales, el estado de la implementación del Acuerdo de Paz de La Habana y el suspendido proceso con el Eln. Además, está el problema de la inseguridad en la frontera con Venezuela. En fin, el tema de la seguridad y de la paz es urgente.

En esta misma línea coincide Hugo Fernando Guerrero, analista y docente de la Universidad de La Salle, quien considera que uno de los principales aspectos al que se tiene que enfrentar el siguiente gobierno es articular un proceso de unión de la sociedad que, de una u otra manera, ya está definido desde hace tiempo, simplemente que no se ha caracterizado.

Se trata, según él, de dar marcha a la implementación de los Acuerdos de Paz, que trata varias de las problemáticas del país como la desigualdad o inequidad en el reparto de la tierra. También redefinir la política antidrogas y eso implica perspectivas desde el orden productivo, hasta el de seguridad.

Por otra parte, también todo lo que tiene que ver con el proceso de las víctimas y lo que implica una reconciliación de la sociedad. Ambos temas también están en los Acuerdos de Paz.

Es necesario, considera Guerrero, una comprensión más amplia para vincular procesos que quedaron en el aire después de la llegada de este Gobierno, como el del Eln, las disidencias de las Farc y la invitación para el desmonte de bandas criminales.

También es importante tener presente la forma como se hace política en el país y, por tanto, la vinculación a los escenarios de burocracia y presupuesto nacional, que de una u otra manera ocasiona un problema gigante frente a la corrupción.

 

Apostar a la educación y el medio ambiente

Jaime Rendón, director del Centro de Estudios e Investigaciones Rurales de la Universidad de La Salle, además de considerar los retos mencionados por los otros dos expertos, señala otros temas que deben ocupar la agenda en los próximos cuatro años del electo presidente.

Uno muy relevante es lo concerniente a la seguridad social, por cuanto hay que hacer cambios y reformas tanto en el sistema de salud como en el de pensiones. Y si bien los gobiernos han querido sacarle el quite a esto, cada vez apremian más los tiempos y el nuevo presidente tendrá que enfrentar los cambios necesarios.

Adicionalmente, Rendón reitera que lo relacionado con la sostenibilidad ambiental, la ecología, los recursos del cuidado del medio ambiente y aspectos concernientes como la minería, los hidrocarburos, la deforestación, las energías limpias y el cuidado de los ecosistemas es un reto inaplazable de cómo nos vamos a posicionar frente a los convenios internacionales que, según él, este Gobierno dejó a un lado.

Otro aspecto de gran importancia, según el director del Centro de Estudios e Investigaciones Rurales de La Salle, es el relacionado con las vías, la modernización de puertos y aeropuertos y todo el sistema que le permita al país tener una mejor conectividad, tanto de los mercados nacionales como internacionales.

Es indispensable pensar en las altas condiciones y calidades de las vías 4G y 5G, tan esenciales para el futuro del país.

De igual manera, es un enorme reto el de la producción. Rendón considera que el país en las últimas décadas se ha dedicado a destruir su estructura productiva, tanto en el campo como en la industria y, por lo tanto, hay que ‘re-industrializarlo’ y ‘re-ruralizarlo’.

Es decir, hay que darle nuevo vigor a estos dos sectores productivos, de tal manera que puedan convertirse en generadores de empleo, de excedentes y de acumulación de capitales.

 

Jóvenes y mujeres

Una situación que se vio reflejada en las recientes protestas sociales fue la cantidad de jóvenes sin acceso a la educación y al empleo, por lo que el nuevo inquilino de la Casa de Nariño deberá expandir las posibilidades de educación y que cada vez haya una mayor participación de jóvenes en el mercado laboral.

Y finalmente, el tema de mujeres, a quienes hay que darles mayor participación en mercados de trabajo, protección a la seguridad social, reconocimiento a la economía de cuidado y mejorar sus condiciones de igualdad frente al trabajo y los salarios.

NELLY VECINO PICO

Comentarios