Gentil Montaña, en disco al mundo

FOTOS REVISTA ARCADIA - EL NUEVO DÍA
Tras el proyecto de una disquera internacional están un ingeniero canadiense y un guitarrista chileno, amantes de nuestra cultura.

Del connotado compositor y guitarrista tolimense Gentil Montaña siempre se ha dicho que es un referente de los músicos colombianos, pero el hecho de ser punto de inspiración para la compilación de obras colombianas a cargo de un chileno y un canadiense, pasa a una dimensión mayor, pero posible y loable.

Este universo lo plantea el disco ‘Música para guitarra, de Colombia’, un álbum de más de 60 minutos de piezas académicas escritas entre 1967 y 2011, con un fuerte componente folclórico de pasillos, guabinas y porros.

Tal como destaca Revista Arcadia, la publicación de Naxos, considerada como la más grande de las disqueras independientes, por lo que es de alta relevancia la aparición de Montaña y de Lucas Saboya, Adolfo Mejía y Héctor González, entre otros.

“La marca hace presencia en prácticamente todos los países gracias a su política de precios bajos”, destaca.

Además, el disco fue divulgado por la revista Gramophone como “un catálogo tan amplio como profundo, equilibrio entre lo familiar y lo obscuro, estándar de producción que compite con los mejores y nómina de artistas de talla internacional”.

¡Un chileno!

Lo curioso, destaca la revista, es su intérprete, el guitarrista chileno José Antonio Escobar. El interés afloró en 2006, cuando estaba trabajando en una producción sobre música de su país.

“El productor canadiense Norbert Kraft me ofreció hacer el disco de Colombia y yo apenas conocía la ‘Suite No. 2’, de Gentil Montaña, y había estado una sola vez en el país, así que le prometí investigar”. Y fue un trabajo exhaustivo, así como de genuino enamoramiento.

Empezaron con Gentil

Al principio pensaron grabar solo música de Montaña, pero posteriores experiencias abrieron la posibilidad de incluir a otros compositores.

“Por coincidencia, fue un guitarrista colombiano a Santiago a tomar clases conmigo. Nos hicimos amigos y me recomendó para que me invitaran a un festival de la Escuela Fernando Sor en Bogotá. Ahí comenzó una relación con Colombia y sus guitarristas. Luego me invitaron dos veces a Ibagué, donde conocí a Héctor González. Él, a su vez, me invitó a un seminario de guitarra en Cali. Ahí nos cruzamos con Lucas Saboya, y así conocí la escena entre 2008 y 2011”, cuenta.

De esa manera, el repertorio terminó con obras de músicos históricos como Adolfo Mejía y Gentil Montaña (quien falleció en 2011, un año antes de la sesión de grabación), más un avistamiento de nuevas generaciones, reflejadas en Héctor González y Lucas Saboya.

Uno de los puntos fuertes es la posibilidad de escuchar, por primera vez, la ‘Suite No. 3’ de Montaña, con un aditamento que el tolimense hizo al final de sus días.

Montaña agregó un porro a cada una de las suites, antes de enviarlas a la imprenta de la editora Caroni Music, en lo que se cataloga la versión definitiva de su obra. El porro, nunca antes escuchado, tiene ecos del ‘Curura’ de Toño Fernández (de los Gaiteros de San Jacinto) y es raro deleite en la guitarra clásica.

HERNÁN CAMILO YEPES VÁSQUEZ CULTURALES@ELNUEVODIA.COM.CO

Comentarios