Batata, papa dulce o camote, una delicia para descubrir

Crédito: Foto de Katharina Klinski en Pixabay / EL NUEVO DÍA
Una de las ventajas de que la gente sepa que me gusta cocinar es que con frecuencia me traen de regalo ingredientes con los que de otra manera no me habría atrevido a jugar.
PUBLICIDAD

Hace un par de semanas un buen amigo me trajo varios kilos de batata, cultivados en tierras aledañas a Espinal. Se trata de un cultivo nuevo del vecindario tolimense, y como ocurre con todo lo nuevo, es posible que tardemos un tiempo en descubrir la mejor forma de preparar las batatas y de hacerlas parte de nuestro menú cotidiano.

La batata o camote, como se le conoce en Perú, a pesar de su leve parecido físico con la papa, no pertenece a la familia de los tubérculos. Pero junto con la papa, los tomates, aguacates, chocolate y ají, entre otros, es una planta originaria de nuestro continente.

Al igual que las papas, las batatas pueden hervirse, hornearse, fritarse, cocinarse al vapor o en el microondas. Lo más importante que hay que recordar es que deben quedar cocidas hasta que el centro quede perfectamente tierno.

 

Puré de batata

Entre las recetas que ensayé, el puré de batata me pareció un bocado perfectamente sublime. Preparado con la ayuda de mi procesador de alimentos, quedó terso, con una textura sedosa que invita repetir cada bocado para volver a experimentar la magia de su delicada dulzura.

 

¿Cómo prepararlo?

Para prepararlo, envuelva una o dos batatas bien lavadas en papel de aluminio y póngalas en un horno caliente a 200 grados centígrados durante una hora o hasta que, al picarlas a través del papel con la punta de un cuchillo afilado, sienta que el centro ha quedado perfectamente tierno. Espere a que las batatas enfríen lo suficiente como para poderlas manipular y retíreles la cáscara. Cuando están cocidas, la cáscara se desprende fácilmente con los dedos.

Si lo prefiere, puede pelarlas primero y cocinarlas en agua hirviendo con un poco de sal. Este método produce un puré más líquido y con un sabor menos intenso que el que se logra cocinándolas en el horno.

Hervidas quedan bien, especialmente si no tiene un procesador de alimentos.  En ese caso, use un tenedor para machacar los trozos de batata perfectamente escurridos.  Agregue mantequilla y crema de leche hasta que la preparación tenga una consistencia que le agrade y sazone con sal y pimienta al gusto.

Para hacer el puré con las batatas asadas, córtelas en dados de unos dos centímetros y póngalas dentro del vaso del procesador.  Añada sal y pimienta al gusto, un poco de mantequilla y crema y procese hasta lograr una mezcla suave y homogénea.

Recaliente el puré antes de servirlo poniéndolo dentro de un sartén antiadherente a fuego bajo, mientras revuelve con una cuchara de madera.  Páselo a la bandeja donde lo va a servir y vierta encima unas dos cucharadas de mantequilla derretida que haya comenzado a dorar.  Decore con cilantro o perejil picado y lleve a la mesa de inmediato.

COLABORACIÓN DE SOFÍA GUEVARA / sofia.gaviria@gmail.com

Comentarios