Cortesía en la asistencia a eventos

Cortesía en la asistencia a eventos
Por lo general los organizadores de eventos tienen preparados los escenarios con la organización y protocolo que han definido para la actividad.
13 Sep 2019 - 8:22pm

Se tienen programas, horarios y ubicaciones establecidas; reserva de sillas, ya sea en la mesa principal, primera fila o sitio diferencial para invitados especiales o personas que por su representatividad o relación con el evento ameritan determinadas ubicaciones.

Infortunadamente, con demasiada frecuencia los invitados, ya sea por descuido, falta de información o de cultura en estos aspectos, o por arrogancia en muchos casos, poca atención le prestan a las indicaciones de los anfitriones en las tarjetas o convocatorias y quieren hacer lo que a cada uno le provoca, sin atender las instrucciones de acomodadores o personal de protocolo, quienes en numerosas ocasiones deben soportar situaciones verdaderamente insultantes.

Es imperativo por tanto, que cuando por su actividad profesional o social le corresponda asistir a eventos, conozca las normas al respecto y cultive esa cultura, especialmente si usted tiene un cargo directivo o representa a una organización o colectividad. Aquí es necesario recordar que “usted no es lo que dice ser, usted es lo que hace” y la imagen que proyecta.

En consecuencia, es bueno que tenga en cuenta los comportamientos que debe tener los invitados a un evento. Entre ellos:

· Lea detenidamente la tarjeta de invitación, desde el sobre. Si está dirigida a su nombre exclusivamente, no lleve acompañante, aunque el evento sea muy atractivo. Si quiere llevar a su esposa, por ejemplo, llame a quienes invitan y pregunte si es posible hacerlo, si la respuesta es No, es mejor que no insista.

· Confirme asistencia si así lo piden. Lo adecuado es que responda dentro de los dos días siguientes al recibo de la tarjeta. Ello permite al anfitrión tener un aproximado de asistentes para ordenar alimentos, bebidas y demás logística, sin desperdicio de recursos.

· Fíjese bien en la información de la tarjeta. Especialmente la hora. Olvide el argumento de que “porque otros llegan tarde” usted también lo hace. Llegar a tiempo es una expresión de respeto con el anfitrión. El hecho de ser un personaje de alto nivel o patrocinador del evento no lo exime de cumplir.

· Si usted llega tarde no espere que le tengan el puesto reservado. Es frecuente observar cómo llegan tranquilamente al evento una hora después de la hora fijada y pretenden que aún se les mantenga la reserva.

· Ubíquese en el sitio que le han asignado, no cambie las marcaciones porque no le gusta el vecino o quiere quedar más cerca de alguien. Los organizadores seguramente los han demarcado de acuerdo con la lógica del evento.

· Atienda el código de vestuario solicitado por los organizadores, que lo han definido así por el tipo de evento que quieren desarrollar. Traje formal no significa de gala y si es de coctel no quiere decir smoking. Lleve el traje adecuado al evento, ni sobrevestido ni con una pinta que le haga lucir desubicado.

· No guarde puestos con carteras, chaquetas u otro tipo de elementos.

· Lleve la tarjeta para el ingreso si así lo pide la invitación, evitará demoras en el acceso. No se disguste porque la pidan, la logística de acomodación, alimentos y bebidas del evento está para un número determinado de personas y por ello se debe controlar el ingreso.

· Si llega tarde no regañe ni insulte a los vigilantes o personas encargadas del control de acceso porque no lo dejan entrar o no le tiene reservada silla. Ellos siguen instrucciones.

· Si su ubicación es en la mesa principal, con mayor razón llegue a tiempo. Es muy problemático para el evento que no lleguen los invitados de la mesa principal o de primera fila. Además que desluce las fotos e imágenes del evento.

· Apague su celular y guárdelo. No lo mantenga a la mano, no es un cetro; si así lo hace es porque está pendiente de llamadas y dispuesto a hablar, lo cual no es correcto.

· Si es a un concierto, no insista en ingresar si ya ha comenzado el mismo. Debe esperar el intermedio.

Ninguno de estos comportamientos tiene que ver con elegancia, glamour o sofisticación, y tampoco son pautas pasadas de moda. Son normas de convivencia social mediante las cuales expresamos respeto por los demás, agradecimiento con los anfitriones que harán que usted se sienta bienvenido y bien recordado.

macruztol@yahoo.com

* Asesora y formadora en Habilidades Sociales y Productividad Personal.

Publicada por
MARTHA CRUZ