Así se prepara el Basmati del Tolima

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍA
El arroz basmati es una variedad de grano muy largo, extremadamente aromático y esbelto, originario de la India. La palabra basmati viene del sánscrito y significa “fragante”.
PUBLICIDAD

La primera vez que tuve ante mí un plato de arroz basmati, fue en un restaurante indio, durante un viaje al exterior.  Caí enamorada a primera vista.  Fue tal el encantamiento del que fui presa, que tuve que ir en busca de un mercado indio para llenar mi maleta con algunos kilos de este arroz maravilloso.

Para mi fortuna, hace algunos años descubrí que la variedad de arroz que tanto me gusta se cultiva en las tierras del Tolima y está a la venta en muchos supermercados. No lo encuentro siempre, pero cuando lo veo, aprovecho para llevarme a casa una buena provisión. Al igual que en muchos hogares colombianos, el arroz acompaña casi todas nuestras comidas y aunque casi siempre lo preparo simplemente con aceite de oliva y sal, nada más, a veces me gusta servirlo como plato único o como el centro de atracción de un menú vegetariano.

 

¿Cómo prepararlo?

Lave dos tazas de arroz basmati y déjelo escurrir brevemente dentro de un colador.  Mientras tanto, caliente dos cucharadas de aceite de oliva, en la olla que usa para hacer arroz. Añada una cucharada de jengibre rallado, media cucharadita de comino entero, media cucharadita de cúrcuma y tres o cuatro vainas de cardamomo entero. 

Cuando perciba el aroma de las especias, dos o tres minutos después, añada a la olla una y media cucharaditas de sal y cuatro o cinco vueltas del molino de pimienta junto con zanahoria pelada y picada, una coliflor pequeña cortada en trozos y una taza de alverjas tiernas. 

Cocine revolviendo de vez en cuando hasta que los bordes de la coliflor comiencen a tomar un color dorado.  De inmediato agregue el arroz junto tres tazas y media agua y deje hervir suavemente hasta que casi toda el agua se haya evaporado. Reduzca el fuego al mínimo y tape la olla.  Espere treinta minutos y apague el fuego.

Mientras el arroz se cuece, tueste un buen puñado de almendras en láminas, poniéndolas dentro de un sartén a fuego medio. Retire las almendras del fuego y reserve.  En el mismo sartén, caliente dos o tres cucharadas de aceite de oliva.  Añada una o dos cebollas cabezonas rojas cortadas en julianas finas, junto con media cucharadita de sal, y cocine revolviendo de vez en cuando hasta que la cebolla esté bien dorada. Tendrá que ajustar el fuego para que la cebolla no se queme.  

Cuando el arroz esté cocido, déjelo reposar cinco minutos con la olla tapada. Use un tenedor para soltar el arroz y luego páselo a una bandeja.  Encima vierta las cebollas doradas y por último cubra con las láminas de almendra tostadas.  Acompañe, si lo desea, con una ensalada de pepino cohombro, aderezado con yogur natural sin dulce, sal y pimienta.

 

 

Sofía Gaviria Samper

Comentarios