ss

Luis H., fue acusado por interesarse en contrato de diseños del Estadio

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Ante el juez Segundo penal del circuito se llevó a cabo ayer la audiencia de acusación del exalcalde Luis H. Rodríguez por el delito de interés indebido en la celebración de contratos, lo cual tiene relación con la consultoría 026 de 2013, cuyo objeto era la realización de los diseños de la remodelación del Estadio Manuel Murillo Toro.

La Fiscal Cuarta delegada ante el Tribunal Superior de Ibagué, responsabilizó a Luis H. por haberse interesado en provecho propio y de terceros del contrato de consultoría.

Como fue expuesto a principios de enero, en la audiencia de imputación, el exalcalde pretendía que se favoreciera al arquitecto personal del exsenador Gabriel Camargo, con unos diseños que previamente había elaborado del Estadio.

De acuerdo con Rigoberto Rugeles, se le contactó con un ingeniero de apellido Puccetti, quien supuestamente tenía un diseño del Estadio y una maqueta y al cual se le debía pagar por este trabajo. Sin embargo, declinó de la propuesta, ya que estos correspondían a septiembre de 2007 y no contaban con la infraestructura técnica ni el conocimiento actualizado en norma Fifa. La reunión entre ambos profesionales, se habría llevado a cabo en la casa del mismo arquitecto.

Además, según el ente acusador, el exalcalde también tenía interés en la cubierta del estadio.

Para ello, el exsecretario de Infraestructura, Jorge Alberto Pérez, quien ya aceptó cargos, “le pidió a Rigoberto Rugeles Bernal, que se contactara con Germán Buitrago, persona cercana al Alcalde, quien colaboraría con los diseños de la cubierta textil” del Estadio.

En esta labor, también prestarían colaboración dos socios de nacionalidad mexicana: Roberto Muñoz y Javier Ratía, representantes de la firma Dun, pero a cambio de quedarse con el contrato de obra de la cubierta.

Lo anterior se concretó y quedó consignado en un mensaje de correo electrónico con fecha del 16 de mayo de 2014 y en el que se expone las condiciones del acuerdo pactado entre la empresa mexicana, Germán Buitrago y Rigoberto Rugeles.

La Fiscalía estableció que “se suministrarían cotizaciones para la construcción de la membrana de la cubierta para el Estadio por un valor superior al precio del mercado, con la finalidad de que la diferencia del valor del metro cuadrado de la membrana a costo directo, en el contrato de obra, sería repartido entre Dun, Ricardo Rugeles y el alcalde Luis H. Rodríguez, quien exigía el 15 por ciento del valor total del contrato de la construcción de la cubierta.

Según Rugeles, la probable utilidad, se estimaba en un millón 133 mil dólares que, para la fecha de los hechos, correspondería a la suma estimada en dos mil 150 millones de pesos.

EL NUEVO DÍA

Comentarios