USI del Jordán estuvo con el ‘agua al cuello’

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
Los pacientes de la USI del barrio Jordán Octava etapa, vivieron una noche de desasosiego cuando a raíz del torrencial aguacero del pasado viernes el lugar se inundó. El agua caía como una cascada desde el techo.

En una noche atípica, los usuarios de la USI de la Octava etapa del barrio Jordán, tuvieron que abandonar el lugar porque este se inundó y el servicio se vio colapsado. El agua que entró por las bombillas de la sala de espera y las ventanas, afectó dos consultorios.

Según las personas que estuvieron presentes esa noche, el agua empezó a correr por el área de recepción y los consultorios, y ante la situación no pudieron ser atendidos. El hecho aconteció el 5 de julio.

Un ciudadano que estuvo presente esa noche y prefirió guardar anonimato, describió así lo ocurrido, “el agua se empezó a filtrar por las farolas, y se inundó el centro de salud, todos los usuarios eran tratando de no mojarse, empezó a correr agua por los consultorios y la recepción, después una enfermera nos dijo que no nos podían atender, porque las computadoras también se habían afectado, que teníamos que buscar otros establecimientos”.

 

¿Qué dijeron los encargados?

En esta medida, el gerente de la Unidad de Salud de Ibagué Diógenes Salazar, dijo que habían colapsado los bajantes de la estructura, debido a la cantidad de agua que cayó. Así que, por esta razón el agua se rebosó en algunos espacios de la unidad afectando principalmente los consultorios.

“Nosotros hemos estado muy pendientes con el grupo de mantenimiento del hospital, el Ibal también vino e hizo una inspección para mirar la afectación del alcantarillado, pero se confirmó que el problema fue por la cantidad de agua que cayó y los bajantes no dieron a basto en la evacuación de agua”, explicó el Gerente.

Por otra parte, el personero Municipal Camilo Ossa también se pronunció, y dijo que ya venían haciendo seguimiento a esta unidad en lo relacionado a la atención que allí prestan. Respecto al tema de la inundación, desde el despacho indicaron que iban a oficiar una visita mañana para que los arreglos que necesita la unidad se realicen máximo en tres días.

Sobre la infraestructura de la Usi, Salazar afirmó: “Tenemos ciertas dificultades porque estas son construcciones muy viejas, y especialmente en los techos y en las cubiertas no se les había hecho mantenimiento durante mucho tiempo, pero en esta administración con el apoyo del Alcalde se ha contado con recursos de fortalecimiento institucional”.

 

Dato

La USI atiende a toda la población del régimen subsidiado de las diferentes Eps que operan en el Municipio, la población pobre no asegurada, y habitantes que necesiten el servicio de urgencias. 

EL NUEVO DÍA

Comentarios