Superservicios lanzó alerta sobre finanzas del Ibal y sindicato pide auditoría interna

Con el acuerdo, el Ibal le apuesta a aumentar indicadores de liquidez en un 30 %, y tener mayores recursos para inversión.
Crédito: ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Ante la alerta que lanzó la Superservicios sobre ineficiencias financieras en el Ibal, Sintraibal pidió que se haga una auditoría para conocer el estado real de la entidad.
PUBLICIDAD

La superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios, Natasha Avendaño, luego de reunirse con la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado, Ibal, y el alcalde de Ibagué, Andrés Fabián Hurtado, anunció la suscripción de un Acuerdo de Gestión para atender ineficiencias en diferentes aspectos que tiene la empresa.

Según Avendaño, “el foco principal de este acuerdo va ser apuntarle a lograr unas eficiencias administrativas y operativas que hoy en día no están lográndose en la empresa, que se reflejan en unas ineficiencias financieras y que lo que si no puede pasar es que de no atenderse esas alertas pues siga la empresa en un ciclo que impida no ejecutar las inversiones”.

A este acuerdo llegó la Superservicios con la Administración Municipal, luego de que recibiera la información del estado actual del Ibal por parte del gerente de la misma, Juan Carlos Núñez.

“Tuvimos una reunión hace un mes en Bogotá, y el Alcalde nos planteó una serie de preocupaciones con respecto a los componentes financieros de la empresa, el compromiso en esa reunión fue que después de recibir una información por parte del Ibal veníamos a Ibagué”, acotó Avendaño.

Por su parte, Hurtado, manifestó que la Superservicios ya conoce los riesgos financieros, y señaló que en gran medida se deben a la planta de trabajadores con la que cuenta la entidad actualmente.

“Por cada por cada 10 mil habitantes debe haber tres funcionarios, es decir, 135 en total, y tenemos alrededor de 490, es decir un 300% más que habla de la manera irresponsable en que fue manejado el Ibal”, agregó el mandatario.

De acuerdo con Hurtado los altos costos administrativos superan los $24 mil millones, “a costa justamente de un mayor número de personas que laboran en la entidad”.

En este momento no hay una situación que esté consolidada como crítica y que no es reversible, por el contrario, vemos que lo que tenemos son unas señales de alerta y que estamos en el momento de actuar”, aclaró la Superintendete.

 

Sindicatos prevenidos

Ante lo comentado por la Superintendente, sobre ineficiencias financieras al interior del Ibal, James Puentes Delgado, presidente de la Federación Nacional de Servidores Públicos de Colombia (Fenaser) y fiscal de Sintraibal, dijo que los tomó por sorpresa sus palabras.

“Nos sorprende lo que asume ella referente a la parte financiera sin haberse realizado una auditoría interna, es decir, que ellos hubieran venido a revisar, únicamente por una información que le pasa la empresa sacan unas conclusiones”, señaló Puentes.

 

Habla el exgerente

Al respecto de la situación, Mario Casas, exgerente del Ibal, sostuvo que hasta octubre de 2019 todos los indicadores de la empresa eran favorables.

“La misma Superintendente estuvo en la empresa y con la información se demostraba que todos los indicadores estaban bien, y siempre lo han estado, lo que ha buscado la Administración actual es desvirtuar todo el tema.

Eso sí, lo que hace Avendaño de manera responsable es decir que va hacer una auditoría y verificar la información que le están entregando”, manifestó Casas.

Acerca de los problemas financieros que tendría la entidad y que han señalado Hurtado y el actual Gerente del Ibal, Mario Casas afirmó que la empresa no está en riesgo financiero de acuerdo al plan de presupuesto que él dejó.

Y es que a inicios de año, Núñez dijo que a la deuda de $90 mil millones que tiene la entidad se le debía buscar solución en seis meses.

A lo que Casas respondió: “No hay déficit, por ejemplo el empréstito de 90 mil millones eso se paga gradualmente, son dineros que se sacaron para poder ejecutar los proyectos, y la empresa tiene la capacidad total de poder cumplir con los pagos.

Se dejaron presupuestados para 2020, un recaudo de $80.000 millones, de los cuales está incluido el pago del prestamos de este año que sería de $13.000 millones”.

 

Dato

Para Sintraibal la empresa de acueducto no podría funcionar con una planta de 135 personas como lo ha indicado el Alcalde Ibagué.

Mientras para Hurtado representa el principal déficit de la entidad.

JUAN JOSÉ AGUIRRE Z.

Comentarios