Los llamados de profesionales para afrontar el reto del Covid-19 en Ibagué

Crédito: Jorge Cuéllar - EL NUEVO DÍA
EL NUEVO DÍA habló con dos profesionales médicos, quienes explicaron los retos que tiene la capital tolimense ante el repunte de casos de Covid-19.
PUBLICIDAD

El repunte de muertes por Covid-19, el aumento exponencial de casos y la alta ocupación de las camas hospitalarias, siguen convirtiéndose en un reto para las autoridades municipales y sanitarias para contener los estragos del virus.

Profesionales médicos hablaron con EL NUEVO DÍA sobre la situación que afronta la ciudad ante el Covid-19 y las posibles acciones que pueden contrarrestar en una parte los efectos de esta pandemia.

La responsabilidad compartida

Wilson Cediel, médico y miembro de la Junta Directiva de la Federación Médica Colombiana, indicó que si bien las medidas restrictivas han disminuido la presión sobre los servicios de salud, es necesario que se empiecen a implementar estrategias de salud pública, que generen conciencia en la ciudadanía sobre los impactos del virus y la situación actual.

“El confinamiento y las medidas restrictivas son una parte necesaria en el momento en que tenemos los servicios de urgencias colapsados, no tenemos una UCI y tenemos el personal capacitado infectado, pero para no llegar a eso es necesario seguir insistiendo en información y educación para que se vuelva a tomar en serio la situación”, sostuvo Cediel.

El médico indicó que terminando el año, fue evidente el relajamiento y el cambio en la percepción de riesgo por el virus, por lo que lo ideal es revertir la tendencia de descuido a las normas de autocuidado.

Asimismo, resaltó la importancia de la atención oportuna por parte de las EPS en la toma de la prueba PCR y entrega de reportes, pues la demora en este proceso limita las posibilidades de hacer un seguimiento e impacta la salud de los pacientes.

“Aquí hay una responsabilidad compartida. Los Gobiernos nacional y departamental son los que tienen las herramientas para tomar decisiones y acciones de salud pública, no podemos esperar que la gente atienda los llamados y culparlos a ellos, porque cuando la cosas van bien aplausos para el secretario y cuando van mal es de la ciudadanía. Tenemos que revisar las acciones de salud pública que se están haciendo, las medidas que se están tomando y los actores que hay implicados, no es solo el paciente, son las aseguradoras, EPS, hospitales, clínicas y las medidas que hay desde las Secretarías de Salud”, puntualizó el profesional.

Asimismo, insistió en el balance que deben tener la toma de medidas y restricciones, con los alivios económicos para quienes sienten con mayor fuerza el impacto en sus bolsillos, “son importantes los alivios económicos para los tolimenses más vulnerables, pues un confinamiento obligatorio no puede dejar a su suerte a muchas personas que viven del rebusque diario”, concluyó Cediel.

Falta de conciencia de la gente

Juan Pablo Escobar, infectólogo y pediatra del hospital Federico Lleras Acosta, entre tanto, indicó que el exponencial aumento de casos en la ciudad se debe a “la indisciplina y la falta de consciencia de la gente”, situación que se siente con más fuerza por estos días y que son el reflejo de las reuniones y encuentros en la víspera y noche de navidad.

El profesional señaló que la ciudadanía no está acatando las recomendaciones médicas, está saliendo a las calles pese a la presencia de síntomas y no está implementando las medidas básicas de autocuidado.

“Sabemos que el contagio se produce exclusivamente porque la gente enferma está saliendo de su casa, en la calle la falta de distanciamiento y el estar en aglomeración hace que esas cadenas de transmisión se aumenten y se tripliquen (...) el porcentaje de positividad de la gente enferma está en un 40 o 45%. De dos personas enfermas, aproximadamente una es Covid”, dijo Escobar.

El infectólogo fue enfático en resaltar que las restricciones de movilidad sí funcionan y que las aplicadas en este puente de reyes darán sus resultados al cierre de enero, así como hoy se ven los estragos de las reuniones familiares para fin de año.

“Los entes gubernamentales pueden hacer un sinnúmero de recomendaciones y de decretos restrictivos, eso sirve, pero es responsabilidad de la población el hacer cumplir esas medidas, es una responsabilidad social”, aseguró Escobar.

Asimismo, acotó que las medidas reducen la llegada de personas afectadas por traumas por riñas y accidentes de tránsito y dan la posibilidad brindar camas UCI a un buen número de pacientes que están a la espera.

El profesional recordó que el grado de letalidad del virus en la capital tolimense es muy alto y que el 70% de pacientes que ingresan a la UCI fallecen, por lo que el llamado es a seguir acatando las medidas.

EL NUEVO DÍA

Comentarios