El comercio volvió a abrir sus puertas este fin de semana, pero hubo poca afluencia de público

Crédito: Jorge Cuéllar / EL NUEVO DÍAAyer la ciudad estuvo afectada por fuertes lluvias y eso redujo la presencia de personas en las calles.
Luego de cuatro fines de semana de confinamiento total, en busca de reducir el nivel de propagación del Covid-19, el comercio en la ciudad volvió a retomar su actividad habitual los sábados y domingos en busca de sobreponerse a la crisis que han desatado las restricciones y el temor al contagio.
PUBLICIDAD

Esta redacción recorrió la carrera Tercera y pudo evidenciar que si bien los locales comerciales abrieron sus puertas y el comercio informal se volcó sobre las calles, de la Diez a la Quince, el flujo de clientes fue reducido, a esto se le sumó el clima, pues la lluvia claramente hizo más desolador el panorama para las ventas.

Jimeno Vargas, comerciante de un local de fotografía, indicó que de forma personal considera que se debe seguir aplicando el confinamiento; sin embargo, advirtió que muchos de los negocios que dependen de los fines de semana están fuertemente impactados.

“El negocio de la fotografía se ha visto muy afectado, como no hay eventos no hay impresión ni uso de estos laboratorios”, señaló Vargas.

Javier Góngora, propietario del Café VIP, indicó que la afluencia de público es reducida y a ello se sumaron las fuertes y cortas lluvias que se presentaron ayer durante todo el día.

“Dejar de abrir un día como el sábado nos afecta porque en un mes son cuatro días, eso es una semana de trabajo. En un fin de semana podemos perder entre 700 o 900 mil pesos”, dijo Góngora.

El panorama del comercio informal, que a diario se ubica sobre el corredor de la carrera Tercera, reflejó la misma situación, la venta no fue la esperada y la preocupación crece por la difícil situación económica que se atraviesa.

“Esto está solo, las ventas están muy pesadas para todos, esperamos que esta situación se componga”, dijo Alfredo Guluma, quien acotó que en un buen día sus ganancias pueden ser entre $100 y $120 mil pesos, pero que ante los pocos clientes las mismas podrían no sobrepasar los $40 mil pesos.

Cabe recordar que la Alcaldía de Ibagué ha tenido múltiples reuniones con el gremio de comercio, que ha hecho un sinfín de propuestas en busca de reactivar la economía en la ciudad, pues alertan que el panorama es crítico.

 

“Muchos negocios dependen de los fines de semana y se ven afectados económicamente, pero esto es desde que inició la pandemia”

Jimeno Vargas, comerciante.

 

“Dejar de abrir un día nos afecta. En un fin de semana podemos perder entre 700 o 900 mil pesos”.

Javier Góngora, propietario de un café.

 

“Por el clima esto está suave. Esto es duro porque uno vende en la calle porque nos encierran sábado y domingo y el sustento de uno es el diario”.

Jhon Bermúdez, vendedor informal.

 

“Esto está muy solo, las ventas están muy pesadas para todos, esperamos que esta situación se componga”

Alfredo Guluma, vendedor informal.

Redacción Ibagué

Comentarios