La virtualidad en colegios de Ibagué es una tarea sin terminar: Simatol

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍAEl calendario escolar irá en su primer semestre del primero de febrero al 20 de junio y para el segundo semestre será del 12 de julio al 5 de diciembre.
A propósito de que casi 70.000 estudiantes inician clases hoy, el Sindicato de Maestros del Tolima aseguró que aún hay un reto importante en conectividad y dotación de equipos, así como mejoramiento de instituciones y adquisición de implementos, de cara a la alternancia.
PUBLICIDAD

Con el inicio de las clases virtuales en los colegios oficiales de Ibagué, el Sindicato de Maestros del Tolima (Simatol) llamó la atención, una vez más, sobre las carencias de miles de estudiantes que no tienen equipos para garantizar su conectividad, por lo que insistió en la necesidad de que el Gobierno nacional realice nuevas inversiones.

William Polo, presidente de la organización, celebró la decisión de la Alcaldía de Ibagué de dar continuidad a la modalidad virtual y la entrega de 5.083 sim card a los jóvenes de la zona rural, pero remarcó que miles de estudiantes hacen parte de la población en condición de vulnerabilidad que aún tienen dificultades para acceder a las clases. Según dijo, la educación virtual en el Tolima, incluyendo Ibagué, es apenas del 5%.

“Tenemos una falencia fuerte en cuanto a equipos de computación y problemas históricos como la ausencia de cobertura de conectividad. La gran mayoría de los estudiantes proviene de hogares en situación vulnerable económicamente hablando porque sus padres o responsables no tienen empleo o viven del día a día, entonces los ingresos son mínimos o inexistentes. De modo que hay un problema importante para acceder a una plataforma o mantener una comunicación en zonas del sector rural”, dijo.

Por esta complejidad y otras que surgen de cara a la implementación de la alternancia, Polo enfatizó en una propuesta de Fecode: declarar la emergencia educativa. A través de esta vía, explicó el líder sindical, el Gobierno nacional podría emplear recursos en dotación de equipos, adecuación de sedes educativas y adquisición de implementos, entre otras.

“Con la declaratoria de emergencia podrá disponer de recursos que tiene, por ejemplo, en divisas internacionales. Podría hacer una emisión especial de dinero por parte del Banco de la República dirigida específicamente al fortalecimiento de la educación, permitiendo un proceso serio, responsable y planeado sobre conectividad. Además, permitiría que se destinen los recursos que se necesitan para el tema de financiar la estructura educativa y se universalice los programas de alimentación y transporte”, explicó.

 

¿Sí o no a la alternancia?

Según dijo Polo, la aplicación de la alternancia, un modelo que combina sesiones presenciales con trabajo en casa y está prevista para iniciar en marzo con doce colegios, resulta inviable en instituciones que no tienen suministro de agua, carecen de sistema de alcantarillado o no existe certeza de provisión constante de implementos de bioseguridad.

Aunque el Gobierno nacional destinó $2.500 millones de recursos del Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome) para financiar protocolos de bioseguridad en las sedes educativas públicas de Ibagué, Polo consideró que son insuficientes y hasta se desconoce quién entregará los miles de tapabocas necesarios.

“Han comprado unos lavamanos portátiles que no son suficientes ni para el 10% de las 58 instituciones educativas de Ibagué y las 220 del Tolima. Hay sedes que definitivamente no van a entrar hasta en unos seis meses o un año porque no tienen agua y alcantarillado, eso no es, no se arregla con $2.500 millones. Se necesita una inversión a largo plazo. Sabemos que se compró un material de bioseguridad pero va a alcanzar para tres, cuatro o seis meses y ¿qué va a pasar con el resto del año?”, cuestionó.

Polo aseguró que antes de iniciar la alternancia es pertinente aplicar testeos aleatorios a profesores y estudiantes. Informó, además, que ante la Secretaría de Educación solicitó la creación de una comisión de verificación, que tenga presencia de la Defensoría del Pueblo o la Procuraduría, encargada de certificar la implementación de todas las medidas.

“Esa comisión iría a las instituciones que tienen asignadas para iniciar probablemente la alternancia a verificar si se hizo la inversión en bioseguridad, baterías sanitarias, lavamanos, tapetes, desinfección y suministro de tapabocas”, indicó.

 

Cerca de 70.000 estudiantes inician clases

A partir de hoy, los estudiantes de la zona rural y urbana de Ibagué, retornarán a clases de manera virtual, tras el receso de fin de año. Cabe resaltar que el calendario académico fue modificado para iniciar en esta fecha, con el objetivo de adelantar la preparación previa a las labores, por parte de los docentes.

A la fecha, hay 67.439 alumnos matriculados y, 68.410 incluyendo los ciclos. Es importante destacar que el proceso de matrículas seguirá activo, en la plataforma www.cupoescolaribague.gov.co.

“Los estudiantes iniciarán sus clases, en un principio, de carácter virtual y con el apoyo de guías educativas, todo con miras a llegar a un proceso de alternancia”, indicó Juan Manuel Rodríguez, secretario de Educación.

La Administración municipal dispuso de tres líneas telefónicas, donde se resolverán las inquietudes a los padres de familia y acudientes: 3242329824, 3017970542 y 3007148580.

EL NUEVO DÍA

Comentarios