‘Los recursos para intervenir en los problemas de las mujeres son escasos’

Crédito: Colprensa / Suministrado / El Nuevo día.Más de 500 casos de violencia se registraron en los primeros meses de confinamiento.
Los hechos de violencia en medio de la emergencia sanitaria develaron la situación crítica y la necesidad de más canales de atención para proteger los derechos de la mujer.
PUBLICIDAD

Los hechos de violencia contra la mujer y el aumento de casos de abuso y maltrato durante la pandemia, siguen siendo una situación preocupante en Ibagué. Según la red departamental de mujeres del Tolima, el año pasado solo entre marzo y agosto en la ciudad se registraron 502 casos de violencia intrafamiliar, en el mismo periodo, además, se contabilizaron 186 casos de violencia sexual, la mayoría de ellos contra niñas y adolescentes.

Entre las cifras, se conoció que en lo corrido del 2020 en toda la región 174 niñas, alrededor de 30 en Ibagué, entre los 10 y 14 años, estaban embarazadas o dieron a luz, “es aterrador, significa que fueron niñas víctimas de violencia sexual en este departamento, a quienes no se les dio una acción oportuna, ni la oportunidad de que decidieran si querían ser madres a esa edad, eso es una violencia y casi que una tortura”, acotó la Red.  

Martha Lisbeth Alfonso, activista feminista, profesional en ciencias sociales de la Universidad del Tolima, especialista en Salud familiar y comunitaria, miembro de la red nacional de mujeres, y cofundadora de la red departamental de mujeres del Tolima, indicó que aún hay muchos aspectos que atender y priorizar en cuanto a las rutas de atención para la mujer, situación que se hizo más compleja con la emergencia sanitaria. 

Alfonso indicó que en el 2020, los primeros meses después de las restricciones impuestas, la situación de las mujeres maltratadas fue más vulnerable, pues en su momento no hubo claridad de las rutas o canales para denunciar, y que si bien la situación mejoró paulatinamente, aún así es lenta frente a las respuestas.

“Entre marzo y julio casi no había respuestas en términos de líneas de atención, de protocolos para el enrutamiento de las víctimas de manera virtual o cómo accedían a la atención, y eso generó que la situación de muchas mujeres fuera de mayor vulnerabilidad y riesgo frente a los agresores. Entre julio y agosto empiezan efectivamente a dar mayor estrategias desde la institucionalidad, para la atención virtual y telefónica de estos casos, pero lo que hemos visto, es que la respuesta es lenta y que hace falta una mayor oferta”, dijo la profesional. 

Alfonso recalcó la necesidad de una atención continua y de un mayor compromiso en los temas de mujer, pues si bien se firman convenios para atender a las mujeres víctimas de maltrato, los mismos quedan en el limbo, mientras se liquida el proceso y se reinicia.

“No hay una atención permanente, se funciona por contratos y eso es muy grave porque las situaciones de violencia se dan desafortunadamente todos los días”, acotó la representante de la red de mujeres.

 

El compromiso de las autoridades

La activista si bien reconoció que territorios como Ibagué han avanzado en los procesos e inclusión en temas de mujer, los recursos destinados para tal fin aún se quedan cortos. 

“Cada vez el tema de los derechos de las mujeres está más en la agenda pública; sin embargo, hay mucho discurso pero poco recurso. Los recursos que se están destinando para intervenir los problemas que afectan la vida de las mujeres son escasos, son muy pocos y las direcciones o la Secretaría de la Mujer, tienen recursos humanos pequeños para atender esta gran problemática”, señaló Alfonso.  

Asimismo, enfatizó en la necesidad de que el Gobierno local brinde una atención oportuna para evitar que las denuncias terminen en hechos de feminicidio, “pedimos que haya políticas diferenciales para las mujeres víctimas de violencia de género, que haya efectividad en la aplicación de la ley 1257 de 2008, que obliga una serie de medidas de atención, prevención para que no sucedan los casos de violencia contra las mujeres en los territorios”. 

Y agregó, “el reto es que las mujeres ganemos mayor conciencia, que participemos activamente en la exigencia de nuestros derechos y  políticamente, que creamos en otras mujeres que están en la vida pública, con un criterio de agendas de mujeres que defiendan mujeres”.

Redacción Ibagué

Comentarios